Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un consejero bajo sospecha

Infocentre, el corazón de la modernización de la Administración pública valenciana, está ubicado en un edificio de oficinas de Valencia. José Emilio Cervera, que fue responsable del plan de modernización de la Administración durante la pasada legislatura, disfrutaba mostrando a los visitantes la gran máquina equivalente a Deep Blue, el ordenador creado por IBM que sacó de quicio al ajedrecista Gari Kaspárov.En la misma planta, puerta con puerta, se encuentra Tissat, una empresa semipública que preside Manuel Escuín, en la que participan Telefónica, Iberdrola e IBM entre otros, y que se encarga del mantenimiento de Infocentre. Es decir, de la supervisión de todos los proyectos internos de la Generalitat Valenciana. También participa en diversos infos y atiende ciertas necesidades de, por ejemplo, Antena 3.

En la planta inferior del mismo edificio se encuentra la oficina de IBM Global Services, una empresa filial al 100% de la multinacional, en la que presta sus servicios Dolores Santos, la esposa de José Emilio Cervera, desde que dejó de asesorar al presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana.

IBM ha sido el proveedor de todos los ordenadores que subvencionaba la Generalitat Valenciana para desarrollar el proyecto Infoville.

Según informaciones publicadas por el diario Levante, Dolores Santos disfrutaba de acceso directo a las instalaciones de Infocentre como personal autorizado al margen de los funcionarios que trabajan para la Generalitat.

Además, constituyó una empresa de servicios informáticos, Orangeville, participada por Rosa Escuín, la hermana del presidente de Tissat.

Cervera olvidó mencionar la empresa fundada por su esposa en la declaración de intereses que debe cumplimentar como cargo público. El despiste no pasó a mayores porque Orangeville no ha registrado ninguna actividad desde su fundación.

Para complicar el rompecabezas, Rosa Escuín, psicopedagoga, está integrada en el grupo de trabajo constituido por la Fundación OVSI para desarrollar Infocole, uno de los proyectos emblemáticos de la Generalitat para el impulso de la Sociedad de la Información.

La confusión entre servicios públicos y empresas privadas saltó a la palestra de forma elocuente cuando se puso en marcha Infoville. Originalmente, el proyecto entrañaba la subvención directa por parte de la Fundación OVSI de la compra de ordenadores personales. Una empresa distribuidora de equipos de IBM pactó con la multinacional un precio sin competencia y resultó adjudicataria del concurso para vender los aparatos. Los comerciantes de Villena llegaron a plantarse denunciando prácticas de competencia desleal. El resultado es que OVSI ya no subvenciona la compra de ordenadores personales, sólo los equipos para la conexión a la red.

Cervera, adalid de la modernización, siempre se ha mostrado orgulloso del crecimiento de Tissat y sigue siendo miembro de su consejo de administración.

OVSI, por su parte, ha llegado a recibir aportaciones de IBM, que ni siquiera es patrono de la fundación, para ciertos proyectos vinculados con Infoville.

Cervera, ahora consejero de Sanidad, ya ha sido objeto de polémica por cobrar un suplemento de vivienda a pesar de haber establecido residencia en Valencia. Ahora reitera que se siente amparado por el presidente de la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de abril de 2000