Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe militar de la OTAN advierte a Milosevic sobre Montenegro

El comandante en jefe de las fuerzas de la OTAN, el general norteamericano Wesley Clark, advirtió en Sofía al presidente de Yugoslavia, Slobodan Milosevic, de que no pierda de vista la capacidad de la OTAN si continúa "apretando la soga"en torno a Montenegro. Clark pronunció estas palabras durante una reunión celebrada ayer en el Club Atlántico de Sofía, una organización no gubernamental que tiene como objetivo la adhesión de Bulgaria a la OTAN. Clark advirtió a Belgrado: "Como ya han dicho muchos dirigentes occidentales, la OTAN sigue muy de cerca lo que ocurre en Montenegro, donde Milosevic aprieta la soga".

El militar norteamericano, que pronto cesará en su cargo, dejó en una nebulosa las posibles acciones de la OTAN, que "son imprevisibles. En otras palabras, no se ha producido retórica sobre este tema, pero yo no sacaría conclusiones de esto". No obstante, Clark desmintió rumores que circulan en Serbia de que la OTAN planea nuevos ataques aéreos, similares a los de la guerra de 78 días, que el próximo día 24 cumple el primer aniversario de su inicio. Según Clark, "no sé de dónde salen esas ideas. No se ha discutido y no hay motivos para ello".

Dejó claro Clark en su intervención que los problemas de los Balcanes, en Bosnia, Kosovo y Montenegro, sólo podrán resolverse cuando se consiga la democratización de Yugoslavia. No ocultó Clark su aversión hacia Milosevic al evocar la última entrevista que mantuvieron antes del comienzo de la guerra de Kosovo. Según Clark, Milosevic recurrió a un leguaje característico de un dictador totalitario, que, como única solución al problema de los albanokosovares, decía: "Nosotros los mataremos, nosotros los mataremos".

Las tensiones entre Serbia y Montenegro han aumentado en los últimos días. Las autoridades serbias prohibieron la entrada de mercancías a Montenegro. El presidente de Montenegro, Milo Djukanovic, declaró hace días en Sarajevo que los países occidentales le ayudarían a defenderse contra Serbia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de marzo de 2000