Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EU se consuela con sus resultados porque las encuestas eran peores

Esquerra Unida (EU) esperaba en las elecciones del pasado domingo unos resultados peores de los que ha obtenido, de manera que no considera un fracaso la pérdida de la mitad de los votos y de dos de sus tres diputados con respecto a los comicios de 1996. Así lo explicó ayer el coordinador de EU, Joan Ribó, tras la reunión de la permanente de la coalición, que analizó los resultados. El pacto con el PSOE para el Senado ha funcionado, dijo.

Las encuestas de las semanas anteriores otorgaban a EU peores resultados de los finalmente obtenidos, dijo ayer Joan Ribó, quien aseguró que en la reunión de la permanente no hubo ninguna voz discrepante con respecto al acuerdo de gobierno suscrito por Izquierda Unida y el PSOE. El grado de cumplimiento del pacto, según Ribó, ha sido muy elevado en el caso de la votación al Senado: ha funcionado "al 90%", según el dirigente de EU, quien explicó que los tres candidatos de la izquierda han obtenido entre 420.000 y 480.000 votos cada uno, a mucha distancia del candidato nacionalista.Joan Ribó matizó la pérdida de votos -el domingo EU se quedó con 140.868 votos y un solo diputado, por Valencia, frente a los 286.582 sufragios que en 1996 le otorgaron dos representantes por Valencia y uno por Alicante- al señalar que la formación ya había descontado en 1997 esos dos diputados con la escisión que dio lugar a Nova Esquerra.

Según Ribó, en la reunión de ayer se puso de manifiesto que el pacto con los socialistas "enlazaba perfectamente" con la política de EU de "avanzar" hacia un amplio acuerdo entre las formaciones de la izquierda y en el que, aseguró, hay que seguir avanzando. "Nosotros abogamos por continuar en la línea de unidad de acción de la izquierda, en la doble dirección de mantener el perfil político de EU sin transigir con operaciones de desaparición y de trabajar con propuestas conjuntas con otras fuerzas progresistas", manifestó Ribó

El escaso tiempo del que se ha dispuesto para explicar los acuerdos fue uno de los "errores" que la permanente de EU analizó ayer. Otro se refería a la escasa "valencianización" de ese pacto. Y todo ello, explicó Ribó, ha impedido movilizar al electorado de izquierdas, que se ha mantenido en el campo de la abstención. "No hemos sabido llegar a los jóvenes, no hemos sido capaces de movilizarles", se lamentó Joan Ribó. Por contra, EU ha constatado que "la derecha sí que ha sabido utilizar este acuerdo para movilizar a los suyos".

Ahora se abre un periodo en el que EU tendrá que buscar las soluciones. Ribó mostró su deseo de que la asamblea de Izquierda Unida sea convocada lo antes posible, aunque sin precipitaciones, para proceder a una renovación de la organización. Posteriormente le tocará el turno a EU, cuya asamblea está prevista en principio para el mes de junio del próximo año, aunque normalmente será convocada antes.

Mientras, el coordinador de la campaña de EU en Castellón, Carles Mulet, achacó al acuerdo electoral con el PSOE, que ha "desmovilizado" a gran parte del electorado de izquierdas, y a la abstención su "contundente derrota" en las elecciones generales, informa Efe. Mulet apuntó que el acuerdo con los socialistas se hizo "tarde y mal" y "más como una salida desesperada que como una opción real". "El PSOE no ha renovado ni sus caras, ni sus formas, y eso nos ha perjudicado a todos. Se constata también cómo por parte del electorado socialista no ha habido una verdadera confianza en el acuerdo, ya que hay una considerable diferencia de votos al Senado entre los candidatos del PSOE y los nuestros", afirmó.

El dirigente de EU admitió que "quizás" su partido se haya equivocado "en la manera de presentar sus propuestas", y lamentó que su posicionamiento "radical y racional en muchos aspectos" ha podido transmitirse de manera negativa, "agravado por una política de hostilidad permanente y maltratos continuados" hacia EU.

En este sentido, Mulet denunció que han sufrido una "censura indecente" por parte de la mayoría de los medios de comunicación "controlados por el PP", y manifestó su preocupación por la cifra de abstención, que fijó en una media del 30%, que ha "castigado" a una opción "que mantenía una gran parte de votos antisistema".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de marzo de 2000

Más información

  • Ribó asegura que el pacto "ha funcionado"