Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

González acusa a Aznar de "trucar" la democracia por negarse a debatir

Felipe González arremetió ayer con dureza contra José María Aznar y contra el PP por negarse a debatir sus posiciones con las otras fuerzas políticas, algo que considera un "cierto trucaje de la democracia". En una entrevista en la cadena SER, el expresidente se preguntó qué sucedería si algún candidato a la presidencia de los Estados Unidos se negase a hacer debates. "Estaría descalificado democráticamente, en cualquier país democrático", se respondió. "Este Gobierno no acepta las reglas del juego y no contrasta sus opiniones", agregó.

González recordó que en 1993 Aznar le exigió que hubiese debates y él respondió que era mejor celebrar dos televisados. "En el 96, sin pedirlo, se lo volví a ofrecer", dijo. Añadió que él hubiera aceptado un debate con Rodrigo Rato, (al que éste se negó, según González), que acude hoy al mismo programa radiofónico, Hoy por Hoy. "Él es seguramente muchísimo más especialista que yo en economía y seguramente podría defender muchísimo más brillantemente que yo esta cultura del pelotazo y esta oligarquización de la economía", afirmó en irónica referencia a uno de sus temas preferidos de crítica contra el PP. "Nunca ha habido un enriquecimiento más rápido que en esta etapa, un reparto más injusto de la riqueza, y nunca ha habido un consejo de ministros que se parezca más a un consejo de administración", había remachado minutos antes. Más tarde, en el programa Hora 25 de la Cadena SER, el coordinador de la campaña del PP, Mariano Rajoy, dijo que si no ha habido debate es porque el PSOE "no lo ha pedido personalmente sino a través de teletipos". A su juicio, los socialistas sólo querían "un debate sobre el debate". "Les ha faltado finura", concluyó.González, en una rueda de prensa en Sevilla, por donde es por primera vez candidato, apostó por el entendimiento entre IU y el PSOE en Andalucía incluso en el caso de que el candidato socialista a la presidencia de la Junta, Manuel Chaves, consiga mayoría suficiente. "Es perfectamente posible y sería deseable", dijo, "porque hay que pensar en ir cambiando algunas de las actitudes que han producido enfrentamiento". González vaticinó que si hay una alta participación el PSOE conseguirá la victoria "con claridad".

El ex presidente consideró "absolutamente acertada" la decisión de Chaves de no aplicar en Andalucía el acuerdo preelectoral alcanzado entre IU y PSOE "porque no se daban en las circunscripciones andaluzas las condiciones objetivas de ausencia de representación de IU", pero consideró que, "dentro del espíritu de este pacto, un acuerdo o un diálogo con IU es perfectamente posible después del 12 de marzo y debería ser deseable incluso si Chaves tiene mayoría para gobernar". Eso sí, González dejó a Chaves el cómo debe formalizarse el acuerdo y la fórmula a emplear, y puntualizó que expresaba un deseo "de cambiar la cultura de enfrentamiento y caminar hacia el entendimiento".

Movilización

En realidad no es una posición diferente a la mantenida por Chaves. El candidato socialista a la presidencia de la Junta nunca ha descartado un acuerdo y también se ha pronunciado en favor de crear un clima de confianza mutuo que ponga fin a las relaciones tortuosas que ambas formaciones han mantenido en esta comunidad.

Sin embargo, nunca hasta ayer González se había manifestado tan claramente. Fuentes socialistas interpretaron estas manifestaciones como un guiño al electorado de IU para procurar una gran movilización en las urnas. El ex jefe de Gobierno participó anoche junto a Chaves en un mitin en Málaga, al que asistieron unas 5.000 personas en el polideportivo de la Universidad de Málaga, y hoy cerrarán campaña juntos en Cádiz y Sevilla. En un ambiente eufórico, González pidió a los asistentes que "saquen el domingo de La Moncloa al muñeco diabólico".

El exjefe del Ejecutivo se mostró convencido de que puede producirse una victoria socialista en las elecciones generales "cuando hace dos meses parecía imposible", pero siempre que haya una alta participación. "Las encuestas son engañosas y va a haber agradables sorpresas", dijo González.

A lo largo de la campaña, el ex secretario general del PSOE ha lamentado que el partido no se ha movilizado suficientemente. Ayer matizó que no ha observado el mismo entusiasmo en todos los lugares, -sí en Andalucía- y que en algunos, que no precisó, ha detectado más entusiasmo entre los simpatizantes que entre los dirigentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de marzo de 2000

Más información

  • Considera deseable un pacto con IU en Andalucía