Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Giordano Bruno

Ángel Aceves de Frutos.

Antes fueron Galileo Galilei y Darwin. Ahora le ha tocado a Giordano Bruno el perdón terrenal por parte de la Iglesia católica. Dominico y filósofo italiano, Giordano fue uno de los primeros que combatió las teorías aristotélicas y a los escolásticos, negando la concepción de un universo cerrado, defendiendo las tesis de Copérnico. Avanzado a su tiempo, rechazó el geocentrismo y consideró a Dios y al universo no como dos sustancias distintas, sino como dos expresiones infinitas de una única realidad (constituidas, a su vez, por dos principios: el formal o alma del mundo, que todo lo gobierna, mueve y vivifica, y el material, que da existencia a todo).Giordano Bruno desembocó en un humanismo panteísta. En el 1600, ahora se cumplen cuatrocientos años, el Santo Oficio (la

Pasa a la página siguienteViene de la página anterior

Inquisición) le condenó a morir en la hoguera. Estos ejemplos, tanto los de Galileo, Darwin y el propio Giordano, son lo suficientemente claros para que a la jerarquía eclesiástica le sirva de cura de humildad con respecto al dogma de fe que les caracteriza, sobre todo en asuntos racionalistas, procurando ser más flexibles y acercándose a la dialéctica de la historia: razonar metódica y justamente.- Coca, Segovia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de febrero de 2000