Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estadounidense Susan Seidelman rueda en Barcelona un filme con Gaudí como trasfondo

Una comedia social muy divertida en la que nadie es lo que aparenta. Así define la cineasta estadounidense Susan Seidelman Tardes con Gaudí, la película que desde hace tres semanas rueda en Barcelona. La directora de Buscando a Susan desesperadamente -que ayer presentó a la prensa su nuevo proyecto- cuenta para el filme barcelonés con un reparto de reconocidas actrices. Judy Davis, candidata dos veces a un Oscar por Pasaje a la India y Maridos y mujeres, es Cassandra, la protagonista. Lili Taylor, Marcia Gay Harden, Juliette Lewis y María Barranco también figuran en el elenco.

La trama, inspirada en una novela de Barbara Wilson, narra una historia de intriga en clave de comedia. Cassandra (o sea, Judy Davis) es una norteamericana que vive en Barcelona y se gana el sustento más mal que bien como traductora. Su rutina cambia cuando aterriza en la ciudad una extravagante compatriota, Frankie (Marcia Gay Harden). La recién llegada cree que su marido, Ben (Lili Taylor. Sí, sí, han leído bien, la protagonista de Cosas que nunca te dije encarna esta vez a un señor), se esconde en Barcelona y lía a Cassandra para que la ayude a encontrarlo. Ésta, ante la perspectiva de engordar su bolsillo, acepta. El misterio del argumento, por el que deambulan curiosos seres, entronca, según Susan Seidelman, con la obra de Antoni Gaudí. "Su arquitectura es muy decorativa y genial, y ambas características se reflejan en la personalidad de los personajes", dijo la directora, que compareció ante los periodistas acompañada de cuatro de sus actrices -Juliette Lewis, Lili Taylor, Marcia Gay Harden y María Barranco- y de Andrés Vicente Gómez, presidente de Lolafilms, la productora española, que invertirá en la cinta 1.000 millones de pesetas. La protagonista, la australiana Judy Davis, no asistió a la presentación. El productor excusó la ausencia, y afirmó que la actriz se hallaba indispuesta y le esperaba una ardua jornada.

La arquitectura

No sólo imprime carácter a los personajes, sino que la arquitectura de Gaudí es algo más que un decorado en la cinta, manifestó la cineasta. "Sus edificios son un personaje más", aseguró Susan Seidelman. Entre los monumentos modernistas que estos días se han convertido en plató de Tardes con Gaudí, están el templo de la Sagrada Familia, La Pedrera, la casa Batlló, el parque Güell y la colonia Güell.

En cuanto al género del filme, la directora lo calificó de "comedia social". "Queremos que sea una película muy divertida, y abordar desde esta óptica temas profundos, como son la familia, la masculinidad y la feminidad", contó. El que Lili Taylor se introduzca en la piel de un hombre es un indicio de por dónde va a ir la cosa. "Lili es una actriz maravillosa, con mucho talento, capaz de interpretar cualquier papel", alabó la directora. Respecto a la presencia de tantas mujeres en el elenco -sólo aparece un varón, secundario, el británico Christopher Bowen-, Seidelman justificó: "Hemos visto muchas películas con cinco hombres y una sola mujer, ya va siendo hora de que cambiemos eso".

Lili Taylor, que apareció vestida con distintas prendas de colores incombinables al más puro estilo hippy, correspondió a los elogios de la directora y aseguró que uno de los motivos por el que decidió hacer Tardes con Gaudí fue precisamente porque ella encabezaba el proyecto. Además: "La película tiene el potencial para ser una buena comedia; los personajes no son habituales, y el reparto es excepcional".

A Juliette Lewis, la más formal de las tres actrices norteamericanas, del filme le atrajo su personaje de April, la novia de Ben, lo distinto que es a ella misma y a los papeles que ha llevado a la pantalla hasta ahora. "Me apetecía escapar a cómo soy yo en realidad, mostrarme más extrovertida y demostrar que soy capaz de hacer comedia, e intentar que el público deje de relacionarme con algunos personajes que he encarnado, como el de Asesinos natos", explicó la actriz.

Marcia Gay Harden, la más bromista, se declaró entusiasmada con su papel de "mujer fatal", alguien, según dijo, también muy diferente a su manera de ser, pero a quien admira un montón.

María Barranco es la única española del elenco. Encarna a Carmen, casera y amiga de Cassandra. La actriz, que calificó su participación en el filme de "regalo", reveló con mucho humor que no acierta a entender por qué la fichó Seidelman, ya que el día que ambas se entrevistaron tenía un gripazo que le impedía mostrar sus habilidades idiomáticas. Su relato de lo sucedido en aquel encuentro arrancó las risas del auditorio. "Today I'm very bad ("hoy estoy muy mala), le dije a Susan". "Otro día", prosiguió la actriz en su inglés pausado, "puedo hablar japonés, euskera e inglés, pero hoy no". "A pesar de todo, le debí de gustar, porque me contrató", zanjó Barranco.

El rodaje de Tardes con Gaudí durará seis semanas más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2000

Más información

  • En el reparto, Judy Davis, Lili Taylor, Juliette Lewis, Marcia Gay Harden y María Barranco