Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El consejo de Telefónica aprueba la alianza con BBVA 12 días después de anunciarla

El consejo de Telefónica aprobó ayer, 12 días después de ver la luz y tras ausentarse los dos representantes de La Caixa y los cuatro del BBVA, la alianza entre la operadora y el banco. Los consejeros del BBVA, del que Telefónica tomará un 3% y que elevará hasta el 10% su capital en la operadora, se ausentaron para no presionar a otros consejeros. Los de la caja catalana, que se han mostrado contrarios a la entrada de la operadora en el banco, porque se habían asegurado antes de la reunión ampliar su presencia en la alianza más allá de los puntos a que había sido invitada y desarrollar otros proyectos por separado con Telefónica.

BBVA y Telefónica ampliaron ayer el abanico de posibilidades para que La Caixa pueda disfrutar de la polémica alianza que ha generado tantas preocupaciones políticas y económicas en el país desde el pasado 11 de febrero. Aún así, la entidad catalana, disconforme con los aspectos referidos al cruce de participaciones accionariales y el desarrollo de medios de pago, ha optado por aceptar la invitación y firmar proyectos propios con la operadora. Llama la atención que el consejo de una empresa como Telefónica apruebe un pacto del calibre del firmado con el BBVA después de 12 días, y no lo haya tratado antes de la firma.La Caixa, que tiene ahora un 5% de la operadora, anunció ayer un acuerdo estratégico con Telefónica que se concretó la noche anterior, tras varias revisiones y ampliaciones, y tendrá que ser ratificado por un próximo consejo de administración. Con esta nueva alianza y la posibilidad de que La Caixa disfrute de los pactos con el BBVA sobre comercio electrónico, Internet y telefonía móvil, Juan Villalonga, presidente de Telefónica y próximo vicepresidente del BBVA, se asegura el apoyo de sus accionistas estables.

Fuera de la sala

Cuando ayer el consejo se dispuso a analizar la alianza entre BBVA y Telefónica, los dos representantes de La Caixa (Isidro Fainé y Carles Vilarrubí) abandonaron la sala acompañando a los cuatro del BBVA (José María Concejo, Francisco Gómez Roldán, José Javier Echenique y José Maldonado). Los primeros aprovechaban esa ausencia para evitar pronunciarse sobre la compra del 3% del BBVA a cargo de Telefónica que no han visto ni "necesareia ni estratégica" para la compañía. Los del banco, para que los llamados consejeros independientes no se sintieran presionados.

La entidad que preside Josep Vilarasau se había asegurado previamente que BBVA y Telefónica la entrada en algunas de las iniciativas que prevén los 14 puntos de su alianza. La Caixa participará con un 20% en la sociedad de comercio electrónico entre empresas B2B (40% de Telefónica y 40% del BBVA), porcentaje que estaba previsto inicialmente para otros socios multinacionales; un 5% del consorcio con el que BBVA y Telefónica acudirán a los concursos de telefonía móvil multimedia (UMTS) que se convoquen en Europa, y una participación en la sociedad inmobiliaria que gestionará y sacará a bolsa los recursos de Telefónica. A los dos últimos puntos ya había sido invitada cuando se anunció la alianza.

La Caixa también participará con 200 millones de dólares (más de 33.200 millones de pesetas) en el fondo Comunicapital Partners, dedicado a inversiones en nuevas tecnologías. En el fondo, donde compartirán intereses con la sociedad canadiense Onex, Telefónica tendrá un representante y BBVA y La Caixa podrán designar otro. Además, la entidad catalana podrá desarrollar proyectos de servicios financieros con Terra, como había acordado el pasado 12 de enero, aunque la filial de Internet de Telefónica vaya a tener un 49% de Uno-e, filial del banco que presiden Emilio Ybarra y Francisco González y, por tanto, con una importante ventaja competitiva.

En paralelo, La Caixa y Telefónica han acordado la creación de una sociedad de medios de pago a través de tarjetas, telefonía móvil e Internet. Cada parte tendrá un 50% de la nueva sociedad, cuya actividad se desarrollará en España, Europa y América latina, y tendrán que consensuar el nombramiento de un presidente, por designación de Telefónica, y un consejero delegado, a propuesta de la entidad catalana.

De este modo, la nueva sociedad conjunta se convierte en competidoras de Movilpago, la empresa que con los mismos objetivos han creado al 50% el BBVA y Telefónica. La apuesta diferenciada de BBVA y La Caixa por el futuro de los medios de pago supone una separación efectiva entre los que son hoy los dos principales socios de Visa. La Caixa tiene 4,5 millones de tarjetas emitidas, que generarán este año unos 750.000 millones de pesetas de facturación.

Al margen de los acuerdos con Telefónica, La Caixa mantiene conversaciones con el Deutsche Bank, donde participa con un 3% del capital, para desarrollar proyectos de carácter tecnológico y de banca por internet. Fuentes de la entidad catalana, que cuenta con 250.000 usuarios de servicios financieros a través de Internet, han asegurado que estas negociaciones no son incompatibles con los acuerdos suscritos con Telefónica, Terra y el BBVA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de febrero de 2000

Más información

  • La Caixa se suma a varias iniciativas, pero desarrollará otras por separado con la operadora