Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos negocia una solución a la crisis del astillero privado Naval Gijón en plena campaña

El vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, en plena campaña electoral, ha tomado las riendas de las negociaciones para resolver la crisis del astillero privado Naval Gijón SA (Nagisa). Esta compañía ha anunciado la rescisión de 91 de los 200 contratos eventuales, lo que provocó airadas protestas convocadas por un sindicato de izquierdas. Cascos tenía previsto reunirse hoy en Gijón, acompañado por el director general del Ministerio de Industria, Arturo González, con el comité de empresa. Sin embargo, anoche se daba por hecho que se retrasaría por el atentado terrorista.

Los intereses electorales dan lucar a alianzas tan curiosas como la de Álvarez Cascos, cabeza de lista del PP al Congreso por Asturias, con la Corriente Sindical de Izquierdas. El vicepresidente asumió personalmente las gestiones para encontrar una salida a la crisis de Nagisa -en cierre patronal desde hace dos semanas- el 17 de febrero. Según ha confirmado a este periódico el secretario del comité de empresa del astillero, Cándido González Carnero, la pasada semana Cascos recibió al comité de empresa, en el que es mayoritario el citado sindicato, y se comprometió "en firme" a encontrar una salida al conflicto y a mediar para que la empresa suspendiera la rescisión de 91 contratos eventuales. A cambio, el comité de Nagisa se comprometió "en un pacto de caballeros" con Cascos a suavizar las protestas diarias, que en algunas jornadas tuvieron aire de batalla campal con las fuerzas del orden.La gestión ante la empresa, según la versión del secretario del comité de Nagisa, confirmada por fuentes del Gobierno asturiano, fue realizada por el delegado del Gobierno an Asturias, Fernando Fernández Noval.

"La empresa puso condiciones para suspender la rescisión de contratos", asegura González Carnero y dichas condiciones no fueron aceptadas. Según el sindicalista fue el propio Álvarez Cascos quien le explicó telefónicamente el fracaso de la mediación. En una segunda conversación telefónica, Cascos comunicó que la reunión prevista en Madrid para hoy entre los representantes de los empleados de Nagisa y el director general de Industria, Arturo González Romero, se celebraría en Gijón a las 16.30 horas en la sede de la Delegación del Gobierno. En dicha reunión, según Cascos, él asumiría la representación del Gobierno; pero el atentado de ETA de ayer puede obligar a retrasarla.

La intervención de Cascos en asuntos de su circunscripción no es novedad. Ya lo hizo en las movilizaciones del sector minero y, más recientemente, recibió a los sindicatos mineros, acompañado por Josep Piqué.

En el Gobierno asturiano, del PSOE, la iniciativa de Cascos ha causado malestar. Se considera "una injerencia" por motivos electorales. Destacan que Vicepresidencia ha buzoneado un cuaderno electoral titulado Hechos en el que bajo el epígrafe Nuevos horizontes para los Astilleros se adjudica logros como haber gestionado una quita de 1.415 millones para Nagisa o la adjudicación de la construcción del buque hospital Esperanza del Mar a Juliana cuando la adjudicación se hizo por concurso.

Este periódico intentó ayer, sin éxito, recabar la opinión de Industria sobre las gestiones del vicepresidente en Nagisa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de febrero de 2000

Más información

  • El vicepresidente asume la representación del Gobierno en la negociación con la plantilla