Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otegi llama "gusanos" y "unionistas" a los manifestantes contra ETA

La manifestación del sábado en San Sebastián convocada por la plataforma ciudadana ¡Basta Ya! en contra de ETA y por las libertades fue duramente criticada ayer por todas las fuerzas nacionalistas vascas. Pero fue el portavoz de HB, Arnaldo Otegi, quien usó los calificativos más gruesos. Según él, en la capital donostiarra protestaron "la orden unionista de Orange [en alusión a la principal organización probritánica del Ulster] y la gusanada de este país", empleando el calificativo que usa el régimen cubano contra los exiliados. Begoña Errazti, presidenta de EA, avanzó que no iba a tolerar que los nacionalistas vascos sean tratados "como peligro público".

A la crispación que se vivió en las calles donostiarras el sábado durante la manifestación, ayer sucedió la tensión proyectada desde las tribunas políticas propiciadas por la precampaña electoral. Otegi, quien anunció que Euskal Herritarrok (EH, la marca electoral de HB) convoca para el próximo sábado también en San Sebastián otra manifestación bajo el lema Contra el fascismo español, democracia vasca, dijo que la víspera "habían desfilado la orden unionista de Orange vasca y la gusanada de este país". El portavoz abertzale añadió que la manifestación, a la que asistieron unas 10.000 personas, según la Ertzaintza y los convocantes, estuvo "poco concurrida" y además tuvo "todos los ingredientes". Citó entre los asistentes a "las fuerzas de ocupación y un sindicato de la Ertzaintza que asume su papel de cipayismo político y que, probablemente, tiene como modelo policial a la Guardia Civil", en alusión a Erne, el sindicato independiente y mayoritario de la policía autonómica, que firmó la convocatoria.

Según Otegi, junto a los de Orange -metáfora de los partidos estatales- y las distintas fuerzas policiales, también desfiló "la gusanada" de este país, "la que vive en Miami y Madrid y busca tener un protagonismo no en sus labores intelectuales, sino fundamentalmente atacando al nacionalismo vasco".

De sus duras descalificaciones Otegi quiso excluir a las víctimas del terrorismo, un colectivo clave en la movilización del sábado. El dirigente de EH aseguró que nunca criticará a quienes han sufrido la violencia, ni entraría a juzgar "el papel y la instrumentalización política a la que se les somete". "La entendemos desde una posición política y personal, pues nosotros también sufrimos la violencia a diario", explicó.

En cuanto a los enfrentameintos que se produjeron durante la marcha, Otegi sacó la impresión, "vista la reacción de determinadas gentes, pacifistas y demócratas de toda la vida", de que "la ira es patrimonio fundamentalmente de los unionistas y los españoles". No obstante calificó los incidentes de "leves" y añadió que HB no apuesta por el enfrentamiento, sino por el entendimiento.

La "Cámara imperial"

El dirigente abertzale defendió de nuevo la postura abstencionista que plantea su formación de cara a los comicios del 12 de marzo y se preguntó cómo puede ser posible conseguir que se respeten los derechos nacionales en el Congreso de los Diputados, "si la alternativa de los demócratas españoles" es la que ayer se vio "en las calles de San Sebastián". Según Otegi, votar el 12 de marzo representa "dar cobertura política a los manifestantes de ayer y permitirles decir, una vez más, cuán generosa es la democracia española que permite dejar unos escaños libres para que estos vascos raritos tengan un espacio en la Cámara imperial".

Para el portavoz de Herri Batasuna la abstención es la única "apuesta clara e inequívoca" por la democracia vasca. Y contrapuso el expreso deseo de no "participar en una democracia podrida, corrupta y aniquiladora del pueblo vasco" para animar a sumarse a su manifestación del próximo sábado.

A renglón seguido, Otegi planteó una disyuntiva a los otros dos partidos nacionalistas, el PNV y EA: "O se está con la izquierda independentista construyendo un nuevo marco político, o se está en el Congreso de Madrid defendiendo el marco que defienden los unionistas de este país".

Por su parte, la presidenta de Eusko Alkartasuna, Begoña Errazti, criticó ayer también en San Sebastián una campaña mediática que puede generar mucho enfrentamiento y crispación en la ciudadanía al señalar a los nacionalistas como un "peligro público".

"Primero fuimos nazis, y se nos compara con el austriaco [Jörg] Haider precisamente desde quienes no condenaron la guerra del 36", se quejó Errazti durante el acto en que presentó la candidatura de EA al Congreso por Guipúzcoa, encabezada por la actual diputada Begoña Lasagabaster. La dirigente nacionalista arremetió contra los convocantes de la marcha de la víspera: "Esos intelectuales del tres al cuarto que están sacando un rendimiento personal y nos acusan de neofascistas porque defendemos la Europa de los pueblos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de febrero de 2000

Más información

  • EH convoca otra marcha el próximo sábado