Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush gana en Carolina del Sur y contiene el ascenso de McCain Los dos candidatos republicanos prometen rearme y mayor dureza con China y Rusia

George Bush resucitó ayer políticamente y logró contener el ascenso de su correligionario John McCain. Bush ganó de modo contundente las cruciales elecciones primarias republicanas de Carolina del Sur, según los sondeos a la salida de las urnas difundidos esta madrugada por las cadenas de televisión de EE UU. Bush se resarce así de su tremenda derrota frente a McCain en New Hampshire, a comienzos de este mes.

La participación en las primarias republicanas de Carolina del Sur fue la más alta de la historia, confirmando el extraordinario interés nacional que habían despertado. El nuevo estilo de Bush, más combativo e incluso agresivo, le dio resultados y le evitó una segunda derrota frente a McCain, que hubiera supuesto el comienzo del entierro de sus ambiciones presidenciales y la consolidación del senador de Arizona como el caballo ganador del Partido Republicano. Bush movilizó ayer masivamente a su favor el voto más conservador, al que convenció de que es el republicano más preparado para "terminar con la era de Bill Clinton". McCain obtuvo mayor respaldo entre electores demócratas e independientes, autorizados en Carolina del Sur a emitir su voto en la batalla interna republicana. Pero esta batalla continúa. Aunque derrotado ayer, McCain espera volver a saborear la victoria en las primarias que el martes celebran Michigan y Arizona. Y uno y otro, al igual que los demócratas Al Gore y Bill Bradley, se enfrentarán en el supermartes del 7 de enero, en el que votan Nueva York, California y otra decena larga de Estados, a la suprema prueba de la actual fase de la carrera hacia la Casa Blanca.

En su campaña para las primarias de Carolina del Sur, Bush y McCain se explayaron largo y tendido sobre su visión del mundo. Ambos serían más duros con Rusia y China que Bill Clinton, presionarían a los europeos para que aseguren su propia defensa y retirarían las tropas norteamericanas de Bosnia, crearían un sistema de defensa antimisiles y no ratificarían el tratado de prohibición de pruebas nucleares. Mantendrían, eso sí, el padrinazgo norteamericano en los procesos de paz del Ulster y Oriente Próximo.

- INTERVENCIONESMILITARES. Bush, hijo del presidente que dirigió la guerra del Golfo, y McCain, héroe de guerra en Vietnam, coinciden en sostener que EE UU debe reservarse el derecho a intervenir militarmente fuera de sus fronteras. Pero Bush limitaría esas intervenciones a asuntos en los que "estén en juego los intereses estratégicos de EE UU", mientras que McCain las ampliaría a crisis que ponen en cuestión "los valores morales" de la superpotencia.

Los dos candidatos vuelven a coincidir a la hora de criticar a Clinton por haber multiplicado los despliegues permanentes de tropas norteamericanas en misiones de paz y defienden una retirada norteamericana de Bosnia.

- 'GUERRA DE LAS GALAXIAS'. Bush y McCain afirman que Clinton ha fracasado a la hora de construir un sistema eficaz de defensa contra misiles balísticos, lo que en tiempos de Ronald Reagan se llamó guerra de las galaxias. Afirman que un intercambio masivo de armas nucleares entre EE UU y Rusia ya no es el principal problema y que la amenaza para EE UU es ahora más diversificada y difícil de controlar. Están, pues, a favor de culminar la guerra de las galaxias, por mucho que enfade a rusos y chinos.

- PRUEBAS NUCLEARES. McCain ya aclaró el pasado año su posición al votar en el Senado en contra de la ratificación del Tratado de Prohibición Completa de Pruebas Nucleares (TPCPN). "Estados Unidos", dice el ex piloto de guerra, "no puede atarse las manos con papeles como ése cuando el mundo está lleno de amenazas para nosotros". De acuerdo en esa negativa, Bush afirma que, de ser elegido presidente, no volverá a someter el TPCPN a la consideración del Senado.

- CHINA. Bush y McCain consideran la política de Clinton respecto a China una rendición. Los dos están de acuerdo en la incorporación de China a la Organización Mundial de Comercio. Pero les subleva el deseo de Clinton de considerar a China un "socio estratégico".

"China", dice Bush, "es un competidor, no un socio estratégico. China sigue desempeñando un papel agresivo en Asia". McCain afirma: "Los líderes chinos no son nuestros socios estratégicos, sino decididos defensores de un régimen contrario a nuestros intereses y valores".

- RUSIA. Los dos candidatos protestan por lo que McCain llama "la brutalidad de Rusia en Chechenia" y afirman que la entrega de créditos del Fondo Monetario Internacional a Moscú debería estar condicionada a "la terminación de las matanzas de civiles". Bush y McCain desconfian de Vladímir Putin, al que ven como un hombre del viejo aparato represivo comunista.

- JERUSALÉN. Con cualquiera de los dos, EE UU trasladaría su Embajada en Israel desde Tel Aviv hasta Jerusalén. "Debemos reconocer de inmediato a Jerusalén como capital de Israel para que los palestinos y otros sepan exactamente dónde está esa capital y retiren a Jerusalén de la mesa de negociaciones", dice McCain. Por supuesto, los dos consideran a Israel el aliado de EE UU en Oriente Próximo.

- AUSTRIA. Bush no se pronuncia sobre la llegada del partido del ultraderechista Jörg Haider al Gobierno de Viena, pero McCain ha llegado a decir: "No creo que EEUU tenga el derecho a alterar o anular el resultado de unas elecciones libres".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de febrero de 2000