Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gotti achaca su hematocrito alto a que tenía parásitos en el intestino

El ciclista italiano Ivan Gotti, vencedor del Giro de Italia de 1999, según se supo ayer, justificó hace meses que en 1998 diera una tasa de hematocrito superior al 50% permitido en que tenía "parásitos en el intestino". Gotti, que se encuentra inmerso en una investigación sobre presunto uso de sustancias prohibidas, presentó una oscilación de su hematocrito del 46,3% al 50,7% en tan sólo cuatro meses, desde febrero a junio de 1998. El ciclista hizo esta declaración durante el interrogatorio al que fue sometido por los carabineros de Bolonia y Florencia. Gotti es uno de los cinco ciclistas italianos (junto a Marco Pantani, Alessandro Bertolini, Giorgio Furlan y Gianluca Bortolami) que pueden ser los primeros deportistas sancionados por dopaje sanguíneo sin haber dado positivo en ningún análisis antidopaje y sin haber confesado el uso de sustancias prohibidas, como los corredores del Festina."En ese periodo sufrí de parásitos en el intestino", dijo Gotti, "por lo que creo que la oscilación del hematocrito fue debida a esta enfermedad unida a las vacaciones que pasé en la montaña, tras mi retirada del Giro98". Según se ha sabido ahora, en la declaración que hizo el corredor hace meses sobre las investigaciones que se siguen sobre el médico Michele Ferrari, explicó que éste nunca le había recetado medicinas o preparados farmacológicos, sino aminoácidos, integradores y vitaminas.

Análisis de suplementos

Esta disculpa de Gotti se une a la que desde ayer tiene intención de encontrar la Federación Británica de Atletismo para justificar los sucesivos casos de nandrolona producidos en sus atletas los últimos meses: Linford Christie, su alumna la jamaicana Merlene Ottey, Doug Walker, Gary Cadogan y el último, Mark Richardson. Han pedido atletas voluntarios que tomen los suplementos energéticos ingeridos por Richardson para intentar saber si producen después las cantidades de nandrolona detectadas en los controles. Cabe recordar que el cuerpo humano produce nandrolona, pero en cantidades muy inferiores a las detectadas en todos estos casos. Sí se ha demostrado que el cuerpo produce más testosterona y que pueden generarse así datos equívocos en los análisis. O también errores de procedimiento. Vicente Modahl, marido y entrenador de la ochocentista británica Diane, que luchó durante tres años para demostrar su inocencia tras dar positivo en una reunión en Lisboa, dijo ayer que su mujer, en su desesperación, intentó suicidarse tres veces, dos con pastillas y una con un cuchillo.

Por otro lado, un total de 49 personas, entre los que se encuentran médicos y farmacéuticos, han sido denunciadas por la policía de Palermo (Italia) por un presunto tráfico ilegal de fármacos dopantes robados en Dinamarca y que tras llegar a Italia eran vendidos también en Grecia y España a deportistas profesionales y aficionados. En Alemania, se va a abrir una investigación a las actuales federaciones de atletismo y natación por haber dado trabajo a entrenadores que contribuyeron al dopaje en la antigua RDA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2000