Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN causó en Yugoslavia más bajas civiles de las admitidas

Cerca de 500 civiles perdieron la vida en 90 incidentes separados durante los 78 días de bombardeos de la OTAN sobre Yugoslavia, según un informe de Human Rights Watch (HRW) hecho público ayer. El número de incidentes con bajas civiles es cuatro veces superior al reconocido por EEUU y la OTAN y muy inferior a los 1.200 a 5.000 muertos denunciados por Belgrado.

HRW concluye que en aquellos ataques aéreos se violó el Derecho Internacional Humanitario, pero descarta que los mandos de la OTAN cometieran crímenes de guerra. Las 79 páginas del informe son el resultado de seis meses de investigaciones y una misión de 20 días en Serbia, Montenegro y Kosovo, en la que expertos de esta organización defensora de los derechos humanos entrevistaron a decenas de testigos, militares y funcionarios yugoslavos.Las conclusiones son rotundas: entre 488 y 527 civiles perdieron la vida en 90 incidentes separados, "a pesar de que el objetivo público de la OTAN era minimizar" estas bajas. Para HRW, las razones de la elevada mortalidad civil son diversas: el uso de bombas de racimo cerca de núcleos habitados; el ataque sobre objetivos de dudosa utilidad militar; la ausencia de advertencias previas a la población civil; la escasa precaución en la identificación de los objetivos móviles, y las pocas medidas para asegurar la no presencia de civiles (escudos humanos) en los objetivos militares.

De los 90 incidentes analizados, en nueve HRW tilda de "ilegal" el objetivo: el bombardeo de la televisión serbia, la destrucción de siete puentes y el ataque contra la central eléctrica de Nuevo Belgrado. Esta organización anuncia otro informe sobre los aspectos legales del bombardeo.

Treinta y tres de los 90 ataques de la OTAN analizados se produjeron en áreas densamentepobladas (seis en Belgrado). A pesar de la utilización de bombas de precisión, la cifra de civiles fallecidos en la capital superó a cualquier otra ciudad yugoslava. La utilización de bombas de racimo por EEUU y el Reino Unido se puede confirmar, según HRW, en nueve casos, que dejaron entre 90 y 150 muertos.

Treinta y dos de los 90 incidentes investigados ocurrieron en Kosovo, la mayor parte sobre objetivos móviles o centros militares. Siete de esos ataques afectaron a caravanas.

El informe acusa a la OTAN de violar el Derecho Internacional Humanitario, pero destaca que de la investigación no se desprende que la Alianza cometiera crímenes de guerra, aunque pide el establecimiento de una comisión "independiente e imparcial", capaz de recibir información confidencial, y cuyas "conclusiones sean públicas". HRW recomienda asimismo la modificación de la doctrina de guerra aérea para garantizar que este número de bajas civiles no se vuelva a producir. El hecho de que no se detecten crímenes de guerra, es al que se aferra la OTAN, que ayer dio la bienvenida a las críticas y destacó, en un comunicado, los puntos que le dan la razón, como la utilización por parte de Serbia de escudos humanos.

HRW pone dos ejemplos en este sentido: la tragedia de Korisa (Kosovo), ocurrida el 13 de mayo, donde fallecieron 87 albanokosovares que transitaban en una caravana, y el ataque contra la prisión de Dubrava, cuando el 21 de mayo un ataque de la OTAN causó 19 muertos; el resto, hasta 95 denunciados por Belgrado, fueron ejecutados por sus fuerzas con el objetivo de adjudicárselos a la Alianza.

Más información: Human Rights Watch: www.hrw.org OTAN: www.nato.int Ministerio de Información serbio: www.serbia-info.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 2000

Más información

  • Duro informe de Human Rights Watch