Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MATILDE ASENSI ESCRITORA

"Sólo en España se considera género menor a la novela de aventuras"

La vida de Matilde Asensi (Alicante, 1962) comienza a volver a la normalidad. Agonizaba el verano cuando Plaza y Janés puso a la venta su primera novela, El Salón de Ámbar, con el reclamo de apodar a la autora como "la Arturo Pérez Reverte femenina". Inauguró el otoño a ritmo frenético, haciendo lo imposible para combinar su trabajo como administrativa en el Hospital de San Juan con los compromisos de la promoción. Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona y periodista en activo hasta que decidió buscar una ocupación más estable, Matilde Asensi estaba acostumbrada a asistir a las entrevistas en el bando contrario. Al otro lado de la grabadora, reivindica un espacio para la novela de aventuras en un país donde este género se menosprecia. Pregunta.Usted ha publicado su primera novela ni más ni menos que en Plaza y Janés, pero inmediatamente después de esta entrevista se va corriendo al hospital porque tiene turno de noche. ¿Esto de la literatura es un mal negocio?

Respuesta. No, lo que es un mal negocio es el hospital de San Juan, porque le dedico más horas que a escribir y gano menos.

P. ¿Cuándo nace su vocación?

R. Yo creo que todos los que estudiamos periodismo tenemos vocación literaria. Escribir es una cosa que siempre me ha gustado, e hice periodismo por eso.

P. La editorial Plaza y Janés ha querido venderla como la Arturo Pérez Reverte femenina. ¿Está de acuerdo?

R. Eso empezó con mi agente. Cuando me llamó Antonia Kerrigan acababa de leer las 50 primeras páginas de El Salón de Ámbar y lo primero que me dijo fue: "te voy a enviar el contrato porque eres la Pérez Reverte femenina". Esa fue la primera vez que lo oí y desde entonces ahora lo he escuchado muchísimo y la verdad es que me encanta.

P. Hay quien considera que la literatura de Pérez Reverte es de mala calidad. ¿Usted cree que existe una buena literatura y una mala literatura?

R. Creo que sí, pero eso depende de cada cual. Puede haber una opinión unánime sobre lo malísimo que es un autor, pero salvo que sea un caso sangrante, la opinión es libre.

P. Le planteo la pregunta en otros términos. ¿Cree que hay una literatura excelsa destinada a una élite intelectual y otra de consumo rápido para el populacho que lee en el autobús?

R. Creo que esa es una costumbre bastante española. El hecho de considerar la novela de aventuras como un género menor sólo se da en este país. En el mundo anglosajón es un género altísimamente considerado por la élite intelectual, nadie se plantea que un libro, por ser de aventuras, sea menos que un tratado sobre epistemología de la moral. ¿Por qué hay que valorar así? Yo creo que por el propio carácter español. Es una opinión muy española que yo no comparto.

P. Su novela se enmarca dentro de la ficción histórica. ¿Cuánto hay de real y cuánto de invención en El Salón de Ámbar?

R. Pues 50/50. La historia del Salón de Ámbar es totalmente real, todos los personajes que aparecen son reales. La historia de la desaparición del salón y todos los datos que aparecen de la II Guerra Mundial son ciertos. El resto, novelado.

P. Siempre se dice que la realidad supera a la ficción, y entre toda esa realidad susceptible de convertirse en ficción, ¿por qué elige la historia del Salón de Ámbar?

R. Me parece una historia muy atractiva. La leí en un periódico nacional hace muchísimos años, en 1991, en el que aparecía una breve reseña sobre lo que era la desaparición del salón. Recuerdo que me atrajo y que la guardé con la idea de escribir un cuento. Luego la olvidé. Seis o siete años después la volví a encontrar cuando hacía limpieza de papeles y esa vez sí que me cautivó. Yo he tenido la suerte de encontrar un material fantástico, que es la historia del Salón de Ámbar real, y lo he aprovechado para escribir una novela.

P. Usted ha utilizado Internet para documentarse. Posteriormente la utilizó para buscar un agente literario. ¿Se ha convertido la red en una herramienta imprescindible para un escritor?

R. Yo creo que sí, aunque no sólo para un escritor, sino en general para cualquier persona que realice un tipo de actividades o de trabajo. Internet es la enciclopedia más grande del mundo. Cualquier cosa que busques en una enciclopedia la encuentras en Internet multiplicada a la máxima potencia. Internet es una realidad y ahí está para quien quiera usarla. Y quien no quiera no pasa nada, hay gente que puede estar en contra del ordenador y de Internet y me parece estupendo, aunque se va a quedar fuera de un mundo que, en cierto modo, puede considerarse mágico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 2000