Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL JUICIO POR EL 'CASO LASA-ZABALA'

El ex jefe de Galindo en Intxaurrondo afirma que se sentía "segundo" de éste

El coronel Julio Martín Maestro Atienza, jefe del ahora general Enrique Rodríguez Galindo en el cuartel de Intxaurrondo en octubre de 1983, cuando fueron secuestrados y asesinados los etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, aseguró ayer que se sentía como "segundo" de Galindo. Este mando de la Guardia Civil contradijo la versión del general sobre sus relaciones y precisó: "No puedo decir que el peso de la Comandancia lo llevara Galindo, pero sí que la mayoría de las cosas las llevaba él".

Maestro Atienza, que en 1983 era teniente coronel y primer jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Guipúzcoa, añadió que Galindo no le informaba de lo que ocurría en el Servicio de Información del que era jefe. También afirmó que dejó Intxaurrondo en enero de 1984, cuando desde la Dirección General de la Guardia Civil le informaron de que Galindo y no él, que era su superior jerárquico, iba a tener el mando de la operación que se iba a desarrollar en Tolosa y sus alrededores."Lógicamente era una cosa que me sentó muy mal, y por ello, me desentendí y no quise saber más", precisó Maestro.

Galindo, en cambio, había declarado que la operación fue dirigida por el comandante Cándido Acedo, de la Unidad de Servicios Especiales.

Dudas

La declaración de Maestro siembra dudas sobre la versión de Galindo. Éste sostuvo que en todo momento cumplió las órdenes de Maestro, su superior inmediato, y que mandó parar el despliegue de sus hombres el 15 de octubre de 1983, cuando ocurrió el atentado en Oñate, hasta que el teniente coronel dio la orden de desplegarse.

Maestro, sin embargo, dijo ayer repetidamente que no dio orden ni contraorden alguna, ya que estaba recién llegado a la Comandancia y la prudencia le aconsejaba dejar hacer a los que tenían más experiencia. Además agregó que se sintió molesto por haberse tenido que quedar en el cuartel de Zumalacárregui, en vez de acudir al lugar del atentado, como él entendía que era su misión. Sin embargo, Galindo ya se había desplazado hasta Oñate cuando él fue avisado del atentado y no era lógico que se personasen el primer y segundo jefe.

Maestro señaló que su indicativo era J1, pero que en su ausencia el segundo jefe, que era Galindo, era J1. Este extremo es relevante, debido a que el policía Ángel López Carrillo declaró que Galindo recibió un mensaje a la vuelta del atentado que decía "que J1 llame urgentemente a Intxaurrondo" y luego le oyó informar a Elgorriaga que habían caído "dos peces" en Francia.

Julio Martín Maestro aseguró que no conocía al comandante Cándido Acedo, de Servicios Especiales, mientras que, según Galindo, Acedo estaba en la Comandancia cuando les avisaron del atentado y le acompañó en el viaje de ida y vuelta a Oñate. "Que yo recuerde", puntualizó el testigo, "no se me presentó a Acedo".

También dijo que nunca ordenó un servicio de vigilancia de La Cumbre, donde supuestamente fueron interrogados Lasa y Zabala en esas fechas. "Para mí, La Cumbre no existía. Nunca supe de su existencia", dijo.

El entonces teniente coronel dijo que no sabía qué eran las Juntas de Seguridad ni las funciones de la Unidad de Servicios Especiales.

Para hoy está prevista la declaración como testigo del ex director general de la Guardia Civil Luis Roldán, condenado a 31 años de cárcel y preso en la cárcel de Brieva (Ávila). Roldán testificará sobre los supuestos pagos efectuados a Dorado y Bayo para que guardasen silencio sobre este caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 2000