Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento derribará un edificio para que Oriol levante una monumental escuela de música

El Ayuntamiento de Madrid aprobó ayer la descatalogación de un inmueble, situado en uno de los vértices de la plaza de Oriente, para que se pueda derribar y se levante en su lugar la Escuela Superior de Música Reina Sofía, en un enclave equidistante del Teatro de la Ópera y el Palacio Real. La parcela albergará la escuela y un auditorio con más de 400 plazas. La futura edificación ha sido promovida por la Fundación Albéniz, que preside la reina Sofía y dirige Paloma O'Shea. La institución encomendó a Miguel Oriol el monumental proyecto.

El arquitecto Miguel Oriol ha empleado casi dos años en diseñar un edificio singular que conjugue los intereses de sus clientes con las ideas del equipo de Gobierno y la oposición del Ayuntamiento de Madrid y las sugerencias de instituciones académicas y profesionales.El alcalde deberá dar el visto bueno definitivo a la idea final, que será previamente analizada por la comisión de Patrimonio, según anunció ayer Ignacio del Río, concejal de Urbanismo. Hasta ayer, el proyecto primigenio de la Escuela, de enero de 1998, ha experimentado hasta una treintena de modificaciones. Su último trazado únicamente lo conoce el arquitecto Miguel Oriol, que no quiso facilitarlo a este diario "por cortesía hacia el alcalde Álvarez del Manzano, que debe verlo antes que nadie", dijo.

Cesión de uso

La Fundación Albéniz despliega sus actividades musicales, pedagógicas y de ensayos en un conjunto de chalés situado en el extrarrario. El Ayuntamiento es propietario del inmueble y la parcela, situados en la calle de Requena, número 1, con fachada lateral a la plaza de Ramales y posterior a la calle de Noblejas. El solar tiene 634 metros cuadrados. La fundación goza de una cesión de uso de entre 50 y 90 años.

Miguel Oriol explicó que prevé dotar de cinco plantas a la edificación, más la cubierta, frente a las ocho con las que cuenta el edificio contiguo de la calle de Noblejas, que desemboca también hacia la plaza de Ramales. "La línea de cornisa salta respecto a la calle de Requena", donde es más elevada.

Asimismo, el arquitecto que inspiró la reforma de la plaza de Oriente subrayó a este periódico que la fachada exterior del futuro edificio constará de piedra almohadillada, más concretamente granito, de traza similar al que decora la del cercano Palacio Real. "Tendrá 35 centímetros de sillar y cinco centímetros de fosa, con una tonalidad dorada y tostada que se funde perfectamente con el colorido dominante en el barrio", explicó. "En su interior, albergará un auditorio especialmente adaptado para la docencia musical con más de 400 plazas, en el cual los alumnos de la escuela podrán practicar y complementar sus estudios, a un suspiro de distancia del teatro de la Ópera", destacó el arquitecto.

Miguel Oriol destacó las reiteradas modificaciones a las que ha sometido su idea inicial, "hasta treinta", subrayó, y no descartó que sobrevengan aún más alteraciones, dada la sensibilidad que existe sobre esa zona de la almendra madrileña. Concretamente, sobre la plaza de Ramales se erguía la iglesia de San Juan, en la que fueron enterrados el pintor Diego Velázquez y su esposa, Juana Pacheco, en el año 1660. Sobre el subsuelo prosigue una excavación encaminada a lograr el hallazgo de los restos del artista, cuyo rastro se perdió tras la devastación del templo por decisión de José Bonaparte. "La inversión de la Fundación Albéniz será muy poderosa" reiteró. "No puedo decirle más", señaló el arquitecto.

Oriol es uno de los arquitectos más enérgicos de la ciudad. Posee abundante obra y se caracteriza por propuestas muy personales, donde la idea de la magnificencia estructural y ornamental se convierte, a menudo, en prioritaria.

Matilde Fernández, concejal del PSOE, dijo ayer en el pleno municipal al respecto de la propuesta arquitectónica: "Se han elaborado dos o tres proyectos que son feísimos y constituyen un pegote para la zona", según informó Efe. Fernández pidió ayer en el pleno que la Fundación Albéniz, promotora del proyecto, "elabore una propuesta que guarde sintonía con la zona". La concejal socialista criticó al gobierno municipal, del PP, al que acusó de haber destinado "únicamente una partida de 84 millones para la ampliación y reforma de las seis escuelas municipales de música, abiertas todas ellas antes de 1989", matizó.

Por su parte, el concejal de Urbanismo, Ignacio del Río, del PP, salió al paso de las críticas de elitismo que se ciernen sobre la futura escuela musical de Ramales: "No es un centro de élites ni de excelencia musical, sino que a él acudirán profesionales a mejorar su formación musical y se unirá al Auditorio Nacional y al Teatro Real".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de enero de 2000

Más información

  • El pleno autoriza la demolición del inmueble situado entre la plaza de Ramales y la de Oriente