Un hombre asesina a su padre porque lo creía "poseído por el demonio"

El tranquilo municipio de Santa Brígida, situado al norte de Gran Canaria, despertó ayer con la mayor tragedia que ha vivido en su historia. El concejal del PP Valentín Santana Pérez, de 55 años, había sido asesinado por su hijo de 32 años, Rodolfo Valentino, a las 7.30, a la puerta de su domicilio, situado en el barrio de Pino Santo. La primera llamada de alerta la realizó una vecina, poco antes de que el parricida se entregara voluntariamente a la Policía Local.Según el testimonio del propio asesino y de sus familiares, Rodolfo Santana llamó a primera hora a su padre solicitándole que le trasladara hasta San Mateo, y cuando llegó al zaguán de la casa paterna le asestó varias puñaladas sin mediar palabra. La madre fue testigo del crimen.

El parricida padecía serios problemas psiquiátricos desde hacía años, hasta el punto de que su padre le había construido una casa junto a la suya para poder prestarle atención permanente. Algunos vecinos aseguran que ya había amenazado en varias ocasiones a su progenitor, al que llegó a agredir "para liberarlo" porque consideraba que "estaba poseído por el demonio". Días antes del crimen se le había visto paseando con un Biblia, y según un pariente cercano, había llegado a cavar tumbas en el jardín de la casa de Pino Santo; cuando la madre le preguntó por qué lo hacía, respondió, según este testimonio, que eran para ella y para su marido.

Valentín Santana era padre de cinco hijos. Los vecinos y sus compañeros del Ayuntamiento de Santa Brígida, tanto los de su propio partido como los de la oposición, lo recuerdan como "un hombre excelente" y destacan sobre todo su amplia capacidad de trabajo. De hecho, era el edil que concentraba mayor número de responsabilidades -osten-taba las concejalías de Tráfico y Transportes, Protección Civil, Agricultura, Ganadería, Mercado, Sanidad, Consumo y Cementerio- en la presente legislatura, a la que se había presentado por vez primera por el Partido Popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de enero de 2000.

Lo más visto en...

Top 50