Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta edita una guía de plantas de uso popular en Los Alcornocales

La Consejería de Medio Ambiente y el Departamento de Biología Vegetal de la Universidad de Málaga han aunado sus fuerzas para estudiar y catalogar las llamadas plantas de uso popular en el Parque Natural Los Alcornocales. Estas especies son las que, tradicionalmente, han servido al hombre para fines muy variados, desde la medicina a la alimentación. El trabajo que acaba de editarse lleva por titulo Estudio y conservación de especies de flora de interés etnobotánico en el Parque Natural Los Alcornocales y recoge un total de 467 especies vegetales encontradas en las 170.000 hectáreas de superficie que, aproximadamente, tiene el parque.El primer objetivo de este catálogo, para cuya realización se han invertido 15 meses de trabajo y siete millones de pesetas provenientes de los fondos Interreg, es ampliar conocimientos sobre los usos y aplicaciones de este tipo de plantas. Asimismo, los expertos han puesto especial interés en aquellas especies cuya conservación pueda estar amenazada y han recopilado datos sobre las posibilidades de explotación de los recursos naturales del parque. Para la realización del estudio han sido necesarias 195 entrevistas con habitantes de 70 núcleos de población pertenecientes a 27 municipios localizados en el área de influencia socioeconómica del parque. Además, se han recogido más de 3.500 muestras de diferentes plantas y hongos.

Las especies más usadas por el hombre y, por tanto, las más importantes desde el punto de vista económico pertenecen, según el estudio, al grupo de los brezos. Son el llamado brezo de escobas (erica escoparia) y el de pipa (erica arborea). Entre los hongos, el más recolectado es la chantarela (Cantharellus cibarius).

Los usos que se les ha dado siempre a estas plantas y hongos son variados: medicinal, alimentación humana, alimentación animal, artesanal, ornamental, veterinario, combustible. El catálogo de plantas de uso popular va acompañado de un trabajo de investigación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de enero de 2000