Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saura afirma que si hubiera un buen pacto entre PSOE e IU, debería abarcar a toda la izquierda

Los partidos de la izquierda catalana se mostraron ayer cautelosos a la hora de expresar sus criterios sobre la oferta de pacto electoral lanzada por el PSOE a Izquierda Unida (IU). El socialista Joaquim Nadal señaló que, tal como se ha planteado, no afecta a Cataluña, porque en esta comunidad el espacio político de IU lo ocupa Iniciativa per Catalunya-Verds (IC-V). Sin embargo, tras opinar que las condiciones ofrecidas por el PSOE son difícilmente aceptables, el candidato de IC-V, Joan Saura, afirmó: "Si hubiera un buen pacto entre el PSOE e IU, deberían entrar en él los otros partidos de la izquierda". Pero un buen pacto debe ser una coalición formal, con candidatos en todas las circunscripciones.

Josep Huguet, uno de los vicesecretarios generales de ERC, consideró ayer que el planteamiento del candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno, Joaquín Almunia, no afecta a Cataluña ni a las demás nacionalidades históricas porque IU "está casi desaparecida" en ellas como fuerza parlamentaria. Ésta fue precisamente la razón aducida el lunes por el presidente de IC-V, Rafael Ribó, para explicar que la coalición para el Senado formada por PSC, ERC y su partido no incluya a Esquerra Unida i Alternativa (EUA), que es la representación de IU en Cataluña. "Es un acuerdo entre las fuerzas parlamentarias", dijo. Hay también otro motivo. Y es que EUA decidió mantenerse al margen de esta coalición cuando el asunto fue discutido en su consejo nacional, hace varias semanas.

Joaquim Nadal afirmó ayer que la oferta de Almunia "no es extrapolable", pero la apoyó. En su opinión, sería "prácticamente imposible" alcanzar en Cataluña un pacto simultáneo de los socialistas con IC-V y con EUA.

Todos los dirigentes políticos consultados consideraron que es muy difícil aceptar las condiciones ofrecidas por Almunia, que Huguet definió como "una OPA", es decir, una oferta pública de adquisición.

Distinto del pacto PSC-IC

Saura destacó que el acuerdo ofrecido por Almunia es muy distinto del que firmaron el PSC e IC-V en las recientes elecciones autonómicas. Aquel pacto no comportó la renuncia de IC-V a presentarse a las eleciones con sus propias siglas y candidatos, sino todo lo contrario: permitió que resultaran elegidos candidatos suyos en las provincias de Girona y Tarragona, en las que difícilmente lo hubieran conseguido de concurrir en solitario. "El pacto autonómico que nosotros hicimos consistía en que los dos partidos y la plataforma Ciutadans pel Canvi formalizaban una coalición, con candidatos de los dos partidos en las tres circunscripciones donde se hizo. Y los electores votaron en ellas papeletas con las siglas de PSC-Ciutadans pel Canvi e IC-V", explicó.

Con independencia de estas consideraciones, Saura opinó, no obstante, que la vía emprendida por Almunia es positiva, aunque insuficiente. Tal como están las expectativas de la izquierda hoy en España, afirmó, la oferta del PSOE debiera formularse también a los otros partidos que tienen presencia importante. Además de IC-V, se trata de la Chunta Aragonesista (CHA), del Bloque Nacionalista Galego (BNG) y de los partidos que en las Baleares componen la coalición que gobierna las islas. Estos partidos tienen la expectativa de superar a IU en sus comunidades.

Esta extensión de la coalición sería probablemente necesaria por razones númericas, según Saura, pero también porque estos partidos mantienen posiciones más abiertas y dialogantes con el PSOE que IU.

La reacción de la derecha catalana fue muy distinta. El presidente del PP catalán, Alberto Fernández Díaz, calificó a Almunia como "el ministro del paro socialista" y afirmó que ofrece pactos "por encima de cualquier coherencia y con la única ambición del poder por el poder". El secretario de organización de Unió Democràtica, Josep Sánchez Llibre, no se quedó atrás en la descalificación y sentenció que un acuerdo de gobierno entre el PSOE e IU "llevaría a España a la ruina". En la misma línea, Xavier Trias, que encabeza la candidatura de CiU para las elecciones legislativas, dijo que un pacto entre el PSOE e IU "no sería progresista, sino regresivo" y "extraordinariamente negativo" para el conjunto del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de enero de 2000

Más información

  • El PSC y ERC consideran que la oferta de Almunia no afecta a Cataluña