Caja Madrid refuerza su cartera industrial al convertirse en el primer accionista de Endesa

Caja Madrid anunció ayer dos operaciones de calado. Por una parte, hizo público que ha adquirido, en operaciones realizadas en diferentes días, el 4,25% de Endesa por 148.000 millones de pesetas, con lo que se convierte en el primer accionista del mayor grupo eléctrico español. Además, cerró un pacto con Mapfre, la primera aseguradora española, que recoge, entre otras cosas, la creación de un holding que agrupa los seguros generales, de vida y de salud de ambos grupos, y acumula un volumen de negocio de 550.000 millones. El acuerdo implica también intercambios de acciones en varias filiales.

La entidad financiera que preside Miguel Blesa continúa con su estrategia de diversificar negocios y de hacerlo de la mano de socios de primera fila en los sectores en los que se introduce. Hace unos meses creó, junto a Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), una de las primeras inmobiliarias del país. Ayer, desveló dos nuevas apuestas.La más llamativa se refiere al sector eléctrico. La caja de ahorros madrileña hizo público oficialmente que controla el 4,25% de Endesa, participación por la que ha desembolsado unos 148.000 millones de pesetas en diversas operaciones realizadas poco a poco, en diferentes días.

Esta adquisición tiene especial relevancia, dado que con ella Caja Madrid se convierte en el primer accionista de Endesa, el mayor grupo eléctrico español.

La Caixa controla el 3,2%, el BBVA en torno al 3% y el BSCH, el 2,9%. Además, tanto el BBVA como el BSCH tienen dificultades (en virtud de la costumbre implantada por el Gobierno para que los grandes grupos financieros no incurran en posición de dominio) para ampliar su participación porque son accionistas en empresas competidoras de Endesa en alguna de sus actividades (Iberdrola, Airtel o Unión Fenosa). Es decir, las dos grandes cajas españolas se han convertido en los principales inversores de la primera eléctrica española.

La presencia de Endesa en el campo de las telecomunicaciones es otra de las claves de la toma de posición de la entidad financiera en ella. Caja Madrid esgrime que el grupo eléctrico tiene un tamaño que "le permitirá ser una parte relevante el proceso de consolidación mundial del sector, así como en la creación del que posiblemente será el segundo operador integral de telecomunicaciones en España".

Endesa posee el 28,6% de Retevisión y el 11,5% de su filial de telefonía móvil, Amena. Además, junto a Unión Fenosa, Telecom Italia y un grupo de cajas de ahorros, está en proceso de creación de una nueva sociedad cuyo objetivo es concentrar todas las participaciones en telecomunicaciones.

Entrada en el consejo

Un último aspecto que resulta interesante para Caja Madrid es la presencia de Endesa en Latinoamérica, región en la que tiene una cuota de mercado del 10%.

Fuentes de la entidad financiera aseguran que la toma de participación en Endesa no acabará aquí. El objetivo de Caja Madrid es, por motivos de consolidación en las cuentas, alcanzar el 5% y, por supuesto, tener una presencia destacada en el consejo de administración de la empresa que preside Rodolfo Martín Villa, que fue consejero de Caja Madrid y presidente de su comisión de control hasta 1997.

La compañía eléctrica fue ayer el cuarto valor más negociado de la Bolsa española, con 13.068 millones de pesetas. No obstante, al cierre de la sesión marcó un descenso del 1,46%. Al término de la jornada, un título de Endesa valía 18,93 euros (3.150 pesetas). En la cada vez más potente cartera de participaciones industriales de Caja Madrid también hay el 10% de Iberia y el 10,5% de Indra. El año pasado, Caja Madrid vendió el 3% de Telefónica con fuertes plusvalías. La caja participa también en uno de los grupos que optan a la cuarta licencia de telefonía móvil en España junto a France Telecom, Ferrovial e Iberdrola.

En la febril actividad de ayer de Caja Madrid también hubo un hueco importante para el seguro. La entidad que preside Miguel Blesa y Mapfre, el primer grupo asegurador español, fortalecieron aún más la alianza que les une desde 1998.

El aspecto más importante del pacto sellado ayer es la fusión de los negocios que ambos grupos tienen en seguros generales, de vida y de salud en tres sociedades que dependerán del holding Mapfre-Caja Madrid Seguros. El 51% de ese holding corresponderá a Mapfre y el 49% restante, a Caja Madrid. El volumen de negocio que se guarece bajo este grupo asciende a más de 550.000 millones de pesetas. Quedan fuera de este esquema los seguros de automóviles y los agrícolas. Éstos últimos fueron precisamente el origen de Mapfre.

Un segundo punto del pacto consiste en que Mapfre adquiere el 30% de Gesmadrid, de Caja Madrid Pensiones y de Caja Madrid Bolsa.

La caja de ahorros madrileña, por su parte, eleva su participación en el Banco Mapfre del 25% actual a un 51%. El banco toma, por su parte, la totalidad de las acciones de Finanmadrid, Madrid Leasing y Bancofar. Además, la caja adquiere el 15% de Mapfre Asistencia, el 15% de Mapfre Seguros Gerais (Portugal) y el 1,5% de Mapfre Re.

El pacto suscrito entre Caja Madrid y Mapfre recoge también la utilización de las redes (4.200 puntos de venta entre ambas) para la distribución conjunta de servicios bancarios y de seguros.

La valoración conjunta del acuerdo está a expensas de un análisis pormenorizado de todos los intercambios, que será efectuado por dos bancos de negocios. Esos dictámenes fijarán si es necesaria una compensación adicional a la operación. Fuentes financieras calculan que Caja Madrid desembolsará unos 50.000 millones de pesetas para ajustar el acuerdo.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), a la vista de la inminencia del acuerdo, suspendió las cotizaciones en el mercado continuo de Corporación Mapfre y Mapfre Vida a las 12.43 horas de ayer. Entonces, Mapfre Vida ganaba el 6,93% y Corporación Mapfre perdía un 0,28%.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS