Zaplana pide a Prodi más diálogo entre la Comisión y las regiones europeas y propone que las regiones Objetivo 1 colaboren en la gestión de las ayudas europeas

Eduardo Zaplana, presidente de la Generalitat, trasladó ayer a Romano Prodi, presidente de la Comisión Europea, la posibilidad de constituir un foro en el seno de la Unión Europea (UE) en el que participen las 58 regiones cuya renta per cápita es inferior al 75% de la media comunitaria y que son destinatarias de los fondos correspondientes al denominado Objetivo 1. El presidente de la Generalitat sintetizó la propuesta al pedir a Prodi "mayor comunicación y colaboración entre las regiones y la Comisión".Zaplana es el primer presidente autonómico español que se entrevista con Prodi, el ex primer ministro italiano que ocupa la presidencia de la Comisión Europea desde el pasado mes de septiembre.

La iniciativa que Zaplana trasladó a Prodi surgió en la reunión del Comité de Regiones (CdR) de la UE que se celebró hace dos semanas en la isla de Madeira en un debate sobre la participación de las autoridades regionales y locales en la aplicación de los fondos estructurales que distribuye la Comisión.

El presidente de la Generalitat, que es titular de la comisión de Política Regional en el seno del CdR, planteó la posibilidad de constituir un foro para el "intercambio de experiencias" entre las regiones más pobres de la UE sobre el destino preferente de los fondos europeos. Zaplana explicó que el proyecto persigue que las regiones Objetivo 1 dejen de ser meros destinatarios de los fondos para participar activamente "en su ejecución práctica y, por tanto, en el beneficio que deben producir para los ciudadanos".

El presidente de la Generalitat destacó que sería bueno fomentar la cooperación entre todas las regiones pobres de la Unión Europea para "converger" en la utilización de las ayudas europeas y en la definición de las prioridades de inversión. La propuesta de Zaplana pretende dotar a las regiones Objetivo 1 de un mayor protagonismo en la gestión y definición de los fondos estructurales, la partida más voluminosa de las ayudas que distribuye la UE.

En unas escuetas declaraciones posteriores a la entrevista con Prodi, Zaplana explicó que "dentro del marco institucional actualmente en vigor, buscaremos líneas de eficacia mayor en la aplicación de estas políticas". El presidente se apresuró a desvincular su propuesta de los foros actuales y aseguró que la iniciativa "no intenta restar protagonismo al Comité de Regiones", concebido como un órgano consultivo de la Comisión europea para atender las reivindicaciones formuladas por los gobierno regionales y las grandes ciudades europeas. El propio Zaplana es miembro de dos comisiones del CdR.

El presidente de la Comunidad Valenciana expuso a Prodi su convencimiento de que "debe haber una mayor comunicación y colaboración entre las regiones y la Comisión Europea", el máximo órgano de gobierno de la UE, para "que las regiones tengamos un peso más importante en el diseño de esta nueva Europa".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Una posibilidad que implica "conocer y participar en los diseños de las políticas" comunitarias en el reparto de fondos estructurales. Zaplana añadió que el espíritu de la iniciativa no es tanto reivindicativo como "de aportación de ideas", para que los gobiernos regionales favorecidos por su condición de Objetivo 1 no sean "solamente receptores de ayudas".

Según Zaplana, el presidente de la Comisión Europea consideró la idea como "francamente interesante". La posibilidad real de constituir el nuevo foro en el seno de la UE se debatirá en adelante entre los funcionarios y técnicos europeos, que deben definir sus cometidos y funciones.

Zaplana aprovechó la entrevista con Prodi para pedir garantías al presidente de la Comisión Europea sobre el respeto a los intereses agrícolas de la Comunidad Valenciana, que podrían resultar afectados por las negociaciones con países ajenos a la UE y específicamente a partir de los posibles acuerdos bilaterales con Marruecos.

El presidente de la Generalitat afirmó rotundo que "los intereses agrícolas valencianos no se van a ver afectados por ningún tipo de acuerdo con terceros países".

La UE tiene previsto aplicar a partir del próximo mes de marzo el acuerdo de asociación con Marruecos, que contiene un desmantelamiento del actual sistema que limita las exportaciones marroquíes de productos como las naranjas, las clementinas o las flores cortadas.

Además, los ministros de Agricultura acordaron ayer la supresión del actual modelo de certificados necesarios para la exportación de tomates, un mecanismo que será sustituido por medidas de control interno que aplicarán las autoridades los marroquíes.

Tranquilidad

Sin embargo, Zaplana restó importancia a la nueva concesión de la UE a Marruecos y manifestó:"Ya estaba tranquilo, pero la conversación con el presidente Prodi refuerza mi seguridad".

Zaplana anunció que la consejera de Agricultura de la Generalitat Valenciana, Maria Àngels Ramón-Llin, tiene previsto visitar Bruselas en breve para entrevistarse con el comisario de Agricultura y Pesca, Franz Fischler, abordar el acuerdo bilateral de la UE con Marruecos y salvaguardar los intereses de los agricultores valencianos.

Una vocación renovada

Las convicciones europeístas de Eduardo Zaplana se debilitaron profundamente cuando los camioneros franceses bloquearon el transporte por carretera en noviembre de 1997 y pusieron en serio peligro toneladas de productos agrícolas valencianos. El presidente de la Generalitat, que entonces presidía la comisión de Transportes del Comité de Regiones, arrancó meses después al pleno del órgano comunitario una severa condena contra los transportistas franceses.Zaplana insinuó entonces la posibilidad de encabezar un frente euroescéptico en España, convencido de los beneficios que reporta a algunos países europeos, singularmente al Reino Unido, la mención a la necesidad de satisfacer las demandas de amplios sectores ciudadanos que dudan de las supuestas bondades que aporta la Unión Europea.

Las cosas han cambiado. el presidente Zaplana parece haberse reconciliado con la UE y ahora apuesta por estrechar las relaciones entre las regiones más pobres y la Comisión. Sólo persiste el interés por encabezar una iniciativa conjunta, en este caso, de clara vocación europeísta.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS