Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ETA VUELVE A MATAR

Ataques y amenazas en Guipúzcoa a ediles del PP y dirigentes socialistas

Las concejales del Partido Popular en Eibar (Guipúzcoa), Regina Otaola y Carmen Larrañaga, están recibiendo anónimos en los buzones de los inmuebles en los que residen, y en los que se les acusa de "asesinas y torturadoras". En Andoain, un dirigente local del PSOE sufrió en su vivienda el ataque de un grupo de personas que lanzaron petardos de feria contra la fachada del edificio en el que reside. Las agresiones contra ediles del PP y del PSOE se han incrementado en los últimos meses en el País Vasco.Otaola y Larrañaga están asombradas de las cartas anónimas que están recibiendo, en las que se pide a los vecinos del municipio en los que fueron elegidas que las traten "con el mayor de los desprecios" para que se vayan fuera de la localidad. Ellas no tienen intención de hacerlo.

En la misiva, que ha sido buzoneada dentro de un sobre blanco y sin sello, se comunica a los habitantes de Eibar que las concejales ayudan a torturar y a asesinar a "los independentistas vascos". En la carta se amenaza a Otaola y Larrañaga con situarlas "en el punto de mira de la posible respuesta dada a los fascistas por este pueblo", y recomienda a los residentes en Eibar habitantes que no se las tenga por vecinas "por su seguridad".

"Los fascistas no tienen sitio en Euskal Herria y mientras estén aquí nadie vivirá tranquilo", continúa el escrito. Eibar es uno de los tres municipios de Guipúzcoa, junto con Irún y San Sebastián, en los que los populares gobiernan en coalición junto a los socialistas.

La ruptura de la tregua por parte de ETA ha obligado a los responsables policiales a incrementar los sistemas de seguridad a los ediles del PP en el País Vasco, objetivos de esa organización antes del 16 de setiembre de 1998. El último asesinato que cometió esa organización antes de anunciar la tregua fue el del concejal del PP en Renteria Manuel Zamarreño.

Petardos de feria

El responsable de la agrupación socialista de Andoain vivió diez minutos de angustia durante la madrugada de ayer. Un grupo de personas se concentró ante su domicilio y lanzó petardos de feria contra la fachada del inmueble en el que reside. La vivienda había sido atacada anteriormente con cócteles mólotov.

El suceso, según el secretario de los socialistas guipuzcoanos, Manuel Huertas, se produjo en la madrugada del sábado y durante diez minutos los concentrados profirieron gritos contra su compañero de partido y lanzaron petardos.

Antes, según este portavoz, los concentrados habían protagonizado una manifestación en favor de los presos de ETA. Huertas añadió que el incidente se produjo sin que hiciera acto de presencia la Ertzaintza que, según dijo, sólo se presentó durante la mañana de ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de enero de 2000