Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Sabadell quiere que sus ciudadanos participen en la elaboración de los presupuestos de 2001

El Ayuntamiento de Sabadell, gobernado por el socialista Manuel Bustos en coalición con CiU y ERC, ha desarrollado una iniciativa de participación ciudadana por la cual serán los vecinos quienes decidirán sobre las prioridades de los presupuestos municipales de 2001 y de los dos años siguientes. Eso sí, sus propuestas sólo podrán influir en obras de urbanización, mantenimiento e inversión en equipamientos.Con este proyecto, el consistorio quiere trasladar a la calle la discusión y el diagnóstico sobre las necesidades de la ciudad. No es algo nuevo. Otras poblaciones, en la búsqueda de nuevas fórmulas de participación ciudadana y democracia directa, han sacado la discusión de las prioridades urbanísticas fuera de los despachos del ayuntamiento y la han llevado a la calle. En Sant Quirze el plan general del municipio lo han decidido los ciudadanos y en Rubí se crearon los Consejos de los Ciudadanos y de los Niños para llegar a un consenso sobre el uso de un antiguo campo de fútbol y el diseño de las áreas de juego. También Rubí anunció el pasado mes de septiembre su intención de llevar a los ciudadanos la discusión sobre las prioridades del presupuesto municipal, tomando como ejemplo el de la ciudad brasileña de Porto Alegre, pionera en estas formas de democracia participativa. Esta participación piensa llevarla a la práctica el próximo año.

Sabadell ha sido el primer consistorio que ha presentado una metodología y un calendario para llevar a la práctica los presupuestos participativos. Rubí, gobernada por el alcalde de Iniciativa per Catalunya-Verds Eduard Pallejà, no tiene aún el método porque quiere discutirlo con los ciudadanos. El próximo 1 de febrero firmará un convenio con la Universidad Autónoma de Barcelona y la Diputación. Un paso que ya ha dado el Ayuntamiento de Sabadell con una fórmula consistente en trasladar la discusión de los presupuestos a los distintos distritos de la ciudad.

El primer paso será constituir en febrero una comisión de seguimiento formada por representantes del Ayuntamiento y de la sociedad civil y un equipo de trabajo de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Barcelona, que se encargará de supervisar todo el proceso. Esta comisión entrevistará a los ciudadanos y decidirá quiénes van a ser las 40 personas, entre ellas políticos, agentes económicos, técnicos y ciudadanos, que configurarán el Taller Ciudadano, responsable de definir en un solo fin de semana las líneas estratégicas de los presupuestos.

Entre abril y mayo, la discusión se trasladará a los talleres que se constituirán en los siete distritos en los que se divide el mapa de la ciudad. Estos talleres tendrán un plazo de dos meses para definir cuáles son sus prioridades y presentarlas al Ayuntamiento. Sus acuerdos llegarán en junio al consistorio y, según ha asegurado Manuel Bustos, serán vinculantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de enero de 2000