La lista de Piqué por Barcelona provoca una rebelión en el Partido Popular de Cataluña

El Partido Popular de Cataluña se ha convertido en un polvorín justo antes de las elecciones generales. La primera lista electoral diseñada por el ministro y candidato por Barcelona Josep Piqué, ha levantado una ola de críticas en el partido al considerar buena parte de la dirección que se ha realizado exclusivamente en la calle de Génova de Madrid, sede nacional del PP. Manuel Milián Mestre, diputado al Congreso desde 1989, ha anunciado su intención de disputar a Alberto Fernández Díaz el liderazgo del partido para poner fin a las "injerencias" de Madrid. Además, los seguidores del ex líder regional Alejo Vidal-Quadras han reunido un millar de firmas exigiendo que éste encabece la lista.

El fichaje por el PP de Josep Piqué, situado anteriormente en la órbita de Convergència i Unió (CiU), fue interpretado en algunos sectores del partido como la panacea que debía resolver todos los estigmas colocados históricamente sobre esta formación en Cataluña. Pero la primera lista encabezada por el ministro, que en teoría debía servir para acercar la sociedad civil catalana al PP, no sólo no incorpora a ningún independiente de prestigio sino que ha causado una gran convulsión interna.La ratificación de la lista, el pasado miércoles, tuvo que superar todo tipo de escollos y sólo fue posible pasadas las tres de la madrugada, cuando los dirigentes de Cataluña aceptaron una lista que consideraron elaborada desde Madrid. Los miembros del comité provincial elevaron a la dirección nacional su propuesta de lista respetando los criterios impuestos por ésta, pero incorporaron un anexo en el que se critica la candidatura que ellos mismos proponían.

El detonante de la crisis fue la inclusión de Guillermo Gortázar, sin ninguna vinculación con Cataluña, como número cuatro por Barcelona a instancias de la dirección nacional. En 1993 y 1996, Gortázar -dirigente de la anticastrista Fundación Hispano Cubana- ya fue en la lista por Barcelona gracias a su amistad con Vidal-Quadras.

La composición final de la candidatura provocó la renuncia a última hora de Manuel Milián Mestre, que rechazó ir en séptimo lugar. En 1996, Milián Mestre, de 56 años, fue sexto de una lista que obtuvo seis diputados.

Milián Mestre, que en las últimas tres décadas ha sido el hombre de confianza de Manuel Fraga en Cataluña, ha anunciado que disputará la presidencia regional a Alberto Fernández tras los comicios. "Voy a dar la batalla hasta el final por la dignidad del partido", aseguró ayer. Y añadió que su objetivo es acabar con las "injerencias" de Madrid.

El sector menos catalanista tampoco está satisfecho. Un grupo de colaboradores de Vidal-Quadras, entre los que destaca el ex gobernador civil de Barcelona Francisco Cuevas, ha recogido en un mes un millar de firmas entre militantes y simpatizantes del partido que reclaman a Vidal-Quadras como cabeza de lista en lugar de Piqué. Estos militantes han redactado una carta al secretario general del PP, Javier Arenas, en la que sostienen que desde que las siglas del partido en Cataluña se asocian a Piqué, el PP catalán "ha entrado en un ciclo bajista".

Al final, el propio Vidal-Quadras ha frenado el envío de la misiva y las firmas y ha pedido que termine esta campaña en aras a que, ante la "intensificación de la ofensiva nacionalista" todos los sectores del PP deben colaborar en bien del partido.

Pero no sólo en Barcelona se ha quebrado la unidad en la elaboración de las listas. En Huesca, los miembros del comité electoral provincial dimitieron ayer en bloque en protesta por la decisión del comité nacional de sustituir como número dos al Congreso a la presidenta de la Asociación de Mujeres y Familias del Medio Rural de Aragón (AFAMMER), Ana Isabel Lasheras, por Angel Pintado, diputado en la pasada legislatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de enero de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50