FÚTBOL 21ª Jornada de Liga

Rivaldo insta a Núñez a que no especule sobre su futuro inmediato

"Hace dos semanas zanjé mi conflicto con Van Gaal al acatar su autoridad. Volví a jugar y pensaba que la polémica había terminado con la reacción del Barça en la Liga, cuando sale el presidente y añade más polémica. ¿Por qué? No lo sé. Ni sé lo que quiere". Harto de ser el principal sospechoso de la trama que se está generando sobre su futuro, Rivaldo regresó ayer al pupitre para comparecer ante la prensa, recalcar su postura e instar a la directiva, que preside Josep Lluís Núñez, a dejarle en paz.Rivaldo negó haber alcanzado un acuerdo con el Lazio a partir del próximo curso y hasta el 2005, tal y como anunciaron Il Corriere dello Sport y La Repubblica, y reprochó a Núñez que le acusara de sembrar dudas en el vestuario y le invitara a irse si no era feliz en el Barça, atendiendo a la oferta de 9.000 millones de pesetas que el club azulgrana había recibido por el traspaso del brasileño.

"Ignoro lo que está pasando con todas estas informaciones sobre mi salida del Barça. Todo es mentira", explicó Rivaldo tras el entrenamiento. "Yo no he hablado con ningún club italiano ni tampoco he autorizado a nadie que negociara". El brasileño reiteró su deseo de cumplir su contrato con el Barça hasta el 2003, centrarse en el juego del equipo e intentar conquistar los títulos de Liga, Copa y Liga de Campeones, y advirtió de que no hablará más a su futuro.

"Quiero quedarme"

Rivaldo dijo que su único representante es Josep María Minguella, al que ha dado instrucciones de que no atienda a ningún agente y remita a la junta azulgrana a cualquier club que se interese por sus servicios. "Ignoro si estoy en venta porque la directiva no me ha dicho nada", precisó. "Yo quiero quedarme pero si el club me quiere vender, no podré hacer nada".

Rivaldo contestó a Núñez diciendo: "La última vez que hablé con él fue hace tres meses cuando le visité en la clínica para interesarme por su lesión de la pelvis. Entonces, no me preguntó si era feliz en el Barça ni lo ha hecho durante este tiempo". "No entiendo ahora lo que pretende el presidente haciendo declaraciones sobre mi futuro", prosiguió. "Sólo crean polémica y yo no la quiero. Si el club dice que me quiere y yo no deseo irme, la polémica se acaba".

Rivaldo concluyó su intervención explicando que todos estos sobresaltos y enredos enturbian su situación como profesional y le ponen en situación de inferioridad ante la hinchada: "Estas informaciones y declaraciones son metira, me hacen daño y confunden a los aficionados". El jugador se mostró preocupado por el recibimiento que el público le pueda dispensar mañana en el Camp Nou ante la visita del Racing en una jornada en la que recibirá el Balón de Oro.

Núñez, mientras, ha dicho que el Barça no pretende traspasar a Rivaldo, y como prueba argumenta que se ha negado a negociar con los clubes interesados, entre ellos el Lazio, cuyas acciones experimentaron ayer una apreciable subida (2,51%: de 6,176 euros a 6,331) ante las noticias sobre Rivaldo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de enero de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50