Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CDU admite que ha empleado métodos de blanqueo de dinero

La crisis de los conservadores alemanes alcanza nuevas dimensiones. Angela Merkel, secretaria general de la Unión Cristiana Democrática (CDU), reconoció ayer la existencia en el partido de "estructuras semejantes" a los métodos de blanqueo de dinero. Christian Wulff, jefe de la CDU en Baja Sajonia, anticipó que la auditoría encargada por el partido revelará la existencia de nueve millones de marcos (765 millones de pesetas) de "origen confuso", y no sólo los dos millones reconocidos por Helmut Kohl en diciembre.

La declaración de Merkel corrobora el mensaje que Wolfgang Schäuble, presidente de la CDU, había lanzado a la dirección durante la reunión extraordinaria del martes: los auditores que investigan las cuentas, señaló Schäuble, entienden que el comportamiento financiero de la CDU es similar a los mecanismos de blanqueo de dinero. El presidente de la CDU pedirá hoy perdón al Parlamento alemán por haberse retrasado en admitir públicamente haber recibido 100.000 marcos del comerciante canadiense de origen alemán Karlheinz Schreiber. Mientras tanto, la bola de nieve de las cantidades de dinero ilegal, irregular o de origen confuso sigue aumentando. Roland Koch, jefe del Gobierno regional de Hesse, informó ayer de la práctica común de transferencias procedentes de Suiza por valor de cientos de miles de marcos. El ex canciller Kohl, que anteanoche prefirió dimitir de su cargo en la presidencia de la CDU antes que revelar los nombres de los donantes del dinero de las cuentas paralelas, reiteró ayer su decisión de no identificarlos: "Lucho por mi honor, y eso significa que respeto la palabra dada". En el seno de la CDU crecen las voces que piden que Kohl abandone su escaño de diputado. Y en Alemania disminuye a pasos agigantados la confianza de los ciudadanos en el partido de los conservadores: su intención de voto es del 29%, la más baja desde la posguerra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de enero de 2000

Más información

  • Los fondos ilegales suman ya 765 millones