Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Historias que nunca se cuentan

El fin del dinero, la muerte de la lectura, la globalización de las enfermedades y la desaparición del conflicto generacional entre padres e hijos son algunas de las más importantes historias no contadas por los medios de comunicación en este cambio de siglo, según una encuesta mundial entre científicos, académicos y periodistas especializados publicada esta semana en Internet (http:digerati.edge.org/).A la pregunta "¿cuál es hoy la historia más importante de la que no se informa?" -una iniciativa del escritor y agente literario de Nueva York John Brockman- ya han respondido 75 intelectuales; entre ellos, dos premios Nobel: el padre de la inteligencia emocional, Daniel Goleman, y el español Eduard Punset. Así, en su respuesta, La muerte del párrafo, el matemático de la Universidad de Stanford Kevin Devlin subraya que, "tras medio siglo de televisión y una década de Internet, las nuevas generaciones son incapaces de adquirir información de forma eficaz leyendo un párrafo", acostumbradas como están, cada día más, a "leer sólo las palabras y frases cortas propias de los medios electrónicos o a asimilar conocimientos mediante imágenes". Devlin apoya su tesis en un reciente estudio sobre 10.000 universitarios de California de entre 18 y 25 años, que arrojaba un alarmante resultado: sólo el 17% de los hombres y el 35% de las mujeres eran capaces de aprender leyendo un texto, porcentajes muy inferiores a los de las personas mayores de 35 años.

El fin del dinero

El doctor Dean Ornish, asesor del presidente Clinton en temas de medicina, señala el hecho de cómo Occidente no sólo exporta a otros países sus modos de vida, "sino también de muerte, como las enfermedades coronarias -rarísimas hasta hace poco en Japón y otros países asiáticos y ahora corrientes-, los cánceres de colon y próstata, la hipertensión o la obesidad". Thomas Petzinger, veterano columnista de The Wall Street Journal, destaca que el dinero ha dejado de ser la base de la vida económica -"el dinero, hoy en día, no está hecho de papel ni de metal, sino de dígitos binarios"- y que su fin supone también la desaparición del concepto de cliente: en la "irracional exuberancia" del mercado mundial de las nuevas tecnologías, "¿quién paga a quién?".

Ellis Rubinstein, director de la revista Science, afirma que se ha establecido una "tregua" entre generaciones, de forma que padres e hijos son cada vez más "amigos" compartiendo intereses y modas, y expresa su preocupación por los efectos que pueda tener esta falta de "rebeldía" en el mundo de las ideas y de las artes.

Otros consultados, menos especulativos, reprochan a la prensa la ausencia de información sobre la crisis sanitaria africana, el infanticidio femenino en China o la pérdida de las reservas de agua potable en el mundo. Y hay quien plantea con ironía que la gran historia aún por contar "es la búsqueda por O. J. Simpson del verdadero asesino" de su ex mujer y de su amante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2000

Más información

  • Encuesta mundial en Internet sobre las lagunas informativas de los medios