Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL JUICIO POR EL "CASO LASA-ZABALA"

Enfrentamiento entre dos negociadores

Rafael Vera e Iñigo Iruin han participado en dos ocasiones en negociaciones entre ETA y el Gobierno. Ayer, Vera estaba en el banquillo de los acusados e Iruin como abogado de la acusación y surgió el enfrentamiento. Vera dijo que sentía respeto profesional por Iruin, pero que no iba a contestar a sus preguntas. Tras lamentar el sufrimiento de las familias de Lasa y Zabala, porque, según dijo, él también sabe lo que es perder un hijo, Vera arremetió contra Iruin.Aseguró que había tenido dos encuentros con el letrado para negociar el fin de la violencia de ETA, uno en Argel y otro después, propiciado por el juez Garzón, y que el talante duro de Iruin fue un obstáculo para alcanzar un acuerdo y acabar con el terrorismo.

Añadió que Iruin participó como defensor de etarras en juicios como el de Hipercor y que nunca ha condenado explícitamente el terrorismo de ETA. "No deja de ser paradójico", dijo, "que él esté sentado como abogado y yo como encubridor", dijo. El presidente le preguntó si afirmaba que el letrado tenía que ver con las muertes de Lasa y Zabala, pero Vera respondió que no, que se refería a otros casos. El presidente dijo entonces que no había tal paradoja.

Iruin intervino a continuación y señaló que creía que Vera no iba a seguir la estrategia de provocación que habían llevado los otros acusados y precisó: "Yo con usted, en Argel, no estuve físicamente nunca; no he tenido intervención directa o indirecta en el sumario de Hipercor".

Finalmente concluyó: "Tampoco me produce satisfacción interrogar a una persona que en septiembre de 1989 me remitió una carta bomba que afortunadamente fue desactivada, como consta en el sumario 10/97 del juzgado central 5 de esta Audiencia Nacional". El presidente le retiró la palabra.

Vera figura como imputado junto al exdirector de la Guardia Civil Luis Roldán y el ex jefe de los grupos Omega del instituto armado Pedro Gómez Nieto en el sumario que tramita Garzón por el envío de tres cartas bomba en 1989. Una de ellas mató a un cartero en Rentería, y las otras fueron desactivadas en las estafetas de correos de San Sebastián (la dirigida a Iruin) y Azpeitia (Guipúzcoa).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2000