Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez solventa los defectos en la inscripción de Rubí Blanc

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, instructor del caso Atlético, envió ayer un mandamiento al Registro Mercantil en el que se solventan las deficiencias que han impedido que éste órgano haya inscrito a Luis Manuel Rubí Blanc como administrador judicial del Atlético, según fuentes jurídicas. Las mismas fuentes insistieron en que las deficiencias apreciadas por el Registro consistían en detalles menores y subsanables, como la ausencia de algún dato personal del administrador judicial, en concreto su DNI; la fecha en la que aceptó el cargo; la firma del secretario judicial; y el no dejar constancia de que el auto era ejecutivo, a pesar de no ser firme, lo que implica que no se debe esperar a que lo sea para cumplir lo que disponga.El escrito remitido por el Registro al Juzgado no hace referencia a los argumentos utilizados por Myriam Gil Marín, hija del ex presidente del Atlético, para recurrir el nombramiento de Rubí. Entre otras cuestiones, el recurso afirmaba que una sociedad anónima deportiva no puede estar regida por un administrador único, ya que la Ley del Deporte establece que su gestión corresponde a un consejo de administración. Asimismo, según fuentes jurídicas, el Registro Mercantil cumple la función de dar publicidad a los cambios que se producen en una determinada sociedad, circunstancia que en el caso presente no es necesaria porque los medios de comunicación han hecho posible que todo el mundo sepa que Rubí fue nombrado administrador judicial del Atlético.

Según las fuentes consultadas, al tratarse el nombramiento de Rubí de una resolución judicial, sólo otra del mismo o superior rango podría anularla, por lo que el problema surgido con su inscripción no afecta a las funciones que como administrador desempeña ni siquiera ante terceros.

Primera operación

Así, por ejemplo, ayer mismo Rubí autorizó su primera operación de carácter deportivo desde que asumió la gestión del club al dar luz verde a la cesión al Elche del defensa argentino Christian Díaz. Rubí aceptó la cesión, aunque no participó en la negociación, que corrió a cargo del gerente, Clemente Villaverde, y del secretario técnico, Miguel Ángel Ruiz.

Por otra parte, Rubí difundió ayer el siguiente comunicado: "Quiero por la presente categóricamente desmentir que yo o uno de mis colaboradores hayan filtrado cualquier tipo de información relacionada con el club Atlético de Madrid S. A. D. Estas manifestaciones van destinadas a desestabilizar el espíritu deportivo del vestuario y crear un ambiente de suspicacia entre los empleados". El pasado lunes El Mundo publicó que los jugadores del Atlético han defraudado a Hacienda unos 470 millones. Gil acusó a Rubí de haber filtrado datos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2000