Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margarita Álvarez, de UDC, será la nueva presidenta del Instituto Catalán de la Mujer con la oposición del PSC

Margarita Álvarez Álvarez será la nueva presidenta del Instituto Catalán de la Mujer (ICD). Álvarez es consejera nacional de Unió Democràtica de Catalunya (UDC) y miembro de la Comisión Ejecutiva del distrito de Sant Andreu de Barcelona. En lo referente al tema de la mujer ha gestionado y organizado diferentes jornadas dedicadas a la participación femenina en los ámbitos laboral, político y cultural, al tiempo que ha participado en numerosos actos relacionados con el mundo de la mujer y ha impartido en toda España diversos seminarios sobre su situación. Francesca Martí, secretaria por la mujer del PSC, mostró ayer su preocupación por el nombramiento de Álvarez, ya que "pertenece a UDC, un partido que no se ha destacado nunca por sus actuaciones en defensa de los derechos de la mujer", aseguró. Martí también apuntó que este nombramiento "no es un paso hacia adelante" ya que hubiera sido mejor nombrar a "una mujer que hubiese destacado en la lucha y el trabajo por los derechos de las mujeres". Por otra parte, Martí criticó la actuación del ICD en el caso del anuncio de Baricentro, en el que aparece una mujer desnuda porque, según su partido "atenta contra la dignidad de la mujer". En este sentido Martí planteó ayer una pregunta parlamentaria para conocer cuáles son las propuestas de esta institución para evitar casos similares. Para Martí la aparición de un anuncio como éste demuestra que el ICD "no está haciendo las cosas que debería hacer". Martí explicó que su partido envió ayer una carta al director general de Baricentro en la que se le explica que una imagen como esa "no se adecua a los tiempos que corren".

Álvarez sustituye en el cargo a Joaquima Alemany, presidenta del ICD desde 1997, cuando Jordi Pujol, presidente de la Generalitat, decidió cederle el puesto ante las críticas de que un hombre presidiera el ICD. Álvarez, nacida en la provincia de Lugo en 1948, es viuda y tiene un hijo de 24 años. Fue profesora de matemáticas de secundaria y en los últimos años ha trabajado como funcionaria en la Inspección de Servicios del departamento de Enseñanza. Desde hace dos años ha coordinado y apoyado la integración educativa de hijos de familias inmigrantes o con riesgo de marginación social y cultural, y hace cuatro años que da clases de catalán y castellano a inmigrantes. Desde 1996 es representante del Departamento de Enseñanza de la Generalitat en el Programa para la Prevención y Asistencia del Sida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2000