El 12º español que prueba fortuna en Italia

José Mari será el jugador español número 12 que juegue en la serie A italiana. Y no se puede decir que los precedentes le auguren nada bueno, más que nada porque, con la salvedad de quienes emigraron en los 60, los españoles han visto más sombras que luces en su paso por el Calcio.Luis Suárez fue quien abrió brecha. En 1961, el Inter pagó al Barça 25 millones de pesetas por el que, a día de hoy, sigue siendo el único jugador nacido en España que ha ganado el Balón de Oro. Jamás el cuadro de Milán alcanzó mayor gloria. Conquistó tres Ligas, dos Copas de Europa y dos Intercontinentales, y Suárez se convirtió en tal símbolo para el Inter que allí sigue. Los 60 fueron la edad de oro del fútbol español en Italia. Porque también triunfaron Peiró, que jugó en el Torino, el Inter y el Roma, Del Sol, que lo hizo en la Juve y el Roma, y Santisteban, que actuó en el Venecia.

Más información

La siguiente aparición de un futbolista español en el Calcio se produjo muchos años después, en 1988, cuando Víctor Muñoz aceptó la oferta de la Sampdoria y abandonó el Barça. Tres temporadas se mantuvo Víctor en el cuadro genovés, con el que conquistó una Copa de Italia. Luego se encontró sin equipo y acabó anunciándose en la prensa inglesa: "Se ofrece futbolista de 31 años que ha sido 60 veces internacional con España...". Así comenzaba tan insólito reclamo que, por cierto, surtió efecto, aunque fuera a medias. Porque Víctor fichó por el Saint Mirren escocés. También vivió su particular aventura italiana Ricardo Gallego, que apareció por Udine en 1989 para ver cómo el equipo regresaba a la Serie B. Meses después fue despedido, aunque le quedaban dos años más de contrato, y su caso acabó en los Tribunales. Algo mejor le fue a Martín Vázquez, a quien el papel de ídolo en el Torino le duró dos años, en los que disputó una final de la UEFA.

Pero los fracasos más sonados llegaron después, protagonizados por los cuatro últimos españoles que se han asomado a Italia. 14 partidos disputó Iván Helguera en el Roma, donde estuvo en la temporada 97-98, antes de volver al Espanyol. Peor aún le fue a César Gómez, que lleva tres temporadas en el cuadro romano y, a día de hoy, no tiene ni ficha. La pasada campaña, De la Peña fue uno de los fichajes estrella del Lazio, que le sacó del Barça a cambio de 2.600 millones de pesetas, y apenas superó la decena de partidos en la temporada que allí se mantuvo. El último antecesor de José Mari, Amor, no ha jugado más que 20 partidos en el año y medio que lleva en la Fiorentina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de diciembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50