Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sabotaje ferroviario, la niebla y el caos aéreo amargan el retorno del puente a miles de personas

El último día del puente de la Constitución y la Inmaculada se convirtió en una pesadilla para miles de ciudadanos. A los habituales atascos de regreso a las grandes ciudades, agravados ayer por la densa niebla que afectó a carreteras de ocho comunidades, se sumó un sabotaje que dejó bloqueados a los 5.000 pasajeros de 20 trenes cerca de Castillejos (Toledo) durante más de seis horas. Fuentes de Renfe señalaron que alguien cortó los cables eléctricos en un punto que afectaba a todos los convoyes que unen Levante y Andalucía con Madrid. En el aeropuerto de Barajas, la niebla y un fallo en el sistema que ayuda a aterrizar a los aviones provocó 159 cancelaciones y dejó a 40.000 pasajeros en tierra.

Hacia las 23.00 horas, se habían quedado bloqueados en las cercanías de Castillejos unos 5.200 pasajeros en al menos 19 trenes, que iban a ser desviados hasta Ciudad Real y, desde allí, ser trasladadados a otros convoyes para que pudieran llegar, por rutas alternativas como la vía del AVE, a sus puntos de destino.Pasada la una de la madrugada, la mayoría de los pasajeros seguían atrapados en los vagones y muchos habían optado por abandonar los convoyes e intentar conseguir por sus propios medios un transporte alternativo. Además, denunciaron la falta de información que dio la compañía ferroviaria y su incapacidad para solventar la situación o al menos hacerla más llevadera ofreciéndoles comida durante las más de seis horas que llevaban parados.

El incidente afectó, entre otros, a cinco trenes que salieron de Madrid (dos alaris Madrid-Valencia, un talgo Madrid-Alicante y otro Madrid-Cartagena y un tren de cercanías). Con destino a Madrid había parados cinco talgos, cuatro alaris y cinco regionales, que venían de distintos puntos de Andalucía y Levante.

Un portavoz de Renfe señaló que la avería que provocó el gigantesco tapón de trenes "podría estar relacionada con el inicio de la huelga" de 24 horas convocada por los sindicatos CC OO, CGT y SEMAF para protestar por el bloqueo del convenio colectivo.

Renfe había descartado en un principio que el incidente se debiera a un sabotaje. Un portavoz de la compañía señaló a este diario que el incidente se debía al descarrilamiento de un vagón de mercancías y añadió que los empleados habían logrado restablecer la normalidad sobre las once de la noche. En el mismo sentido, una nota de Renfe recogida por Efe pasadas las nueve de la noche indicaba que el incidente ya se había resuelto y que se había originado por una avería en el tendido eléctrico. En ambos casos se descartó expresamente la posibilidad de un sabotaje relacionado con la huelga.

Sin embargo, pasadas las once de la noche un portavoz de Renfe informó de que el parón de trenes se había debido a un sabotaje "provocado por alguien conocedor de la vía y la importancia de la ruta" que cortó los contrapesos de las catenarias o cables por la que los trenes efectúan la toma de energía.

Fuentes de Renfe indicaron que la zona afectada por el corte de cables no iba a estar transitable por una de las vías al menos hasta la una y media de la madrugada y al completo sobre las cinco de la madrugada.

Durante la jornada de huelga de hoy, la compañía ferroviaria ha informado de que garantizará la circulación de todos los trenes, incluidos en los servicios mínimos decretados por Fomento. En cercanías, circularán el 75% de los trenes en horas punta y el 50% el resto de la jornada. En el AVE, está prevista la circulación de 22 trenes y 10 lanzaderas (Madrid-Ciudad Real-Puertollano), mientras que en las líneas de largo recorrido funcionará, al menos, un tren por cada relación y sentido en cada corredor. También funcionarán hoy 309 trenes regionales.

Retorno por carretera

La densa niebla que se cernió ayer sobre amplias zonas de las dos Castillas, Madrid, Extremadura, Galicia, Asturias, Andalucía y Cataluña dificultó el regreso de millones de ciudadanos que utilizaron el coche para sus cortas vacaciones del puente de la Constitución. Más de 60 carreteras se vieron afectadas por las brumas, que redujeron la visibilidad y obligaron a los conductores a circular a menor velocidad por precaución.

Esta situación no ha evitado que 66 personas fallecieran y otras 47 quedaran gravemente heridas en los 55 accidentes con víctimas contabilizados en las carreteras españolas desde el viernes hasta las 20.00 de ayer.

Castilla y León fue la comunidad más afectada por la niebla, con 31 carreteras con baja visibilidad. León, Valladolid y Palencia fueron las que acumularon los mayores problemas. También los accesos a las principales ciudades tuvieron problemas circulatorios. En la N-V, a su paso por la Comunidad de Madrid, se acumularon colas de 19 kilómetros a causa de un accidente.

[PP] Más información en Madrid / 1

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 1999

Más información

  • Veinte trenes con 5.000 pasajeros se quedaron bloqueados durante horas en Toledo