Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA NUEVA SITUACIÓN EN EUSKADI

La dirección de IU-EB se rebela ante Anguita y decide seguir en Lizarra

La V Asamblea que Izquierda Unida del País Vasco celebrará los próximos días 18 y 19 en el campus de Leioa (Vizcaya) de la Universidad del País Vasco confirmará su permanencia en el Pacto de Lizarra a pesar de que el coordinador general de IU, Julio Anguita, advirtió de que, "de seguir un minuto más", les desautorizaría y retiraría el apoyo. IU-EB reclamó ayer autonomía para seguir en Lizarra y decidió, provisionalmente, continuar en ese foro, aunque limitando su participación a los actos cuyo objetivo sea la consecución de la paz.

El coordinador de IU-EB, Javier Madrazo, está intentando pactar esa discrepancia con Julio Anguita para evitar un enfrentamiento verbal entre las dos organizaciones sin esperar a que el próximo lunes el documento aprobado por la Presidencia de IU en Euskadi sea discutido en Madrid. Los miembros de IU-EB no quieren llegar al callejón sin salida que supondría un nuevo emplazamiento de la dirección federal para que abandonen el Pacto de Lizarra, sobre todo cuando los próximos días 18 y 19 celebrarán en Bilbao su V Asamblea, en la que Madrazo será reelegido como su coordinador y la mayoría apostará por seguir junto al PNV, EA y HB.En caso de que las discrepancias no se arreglasen sería el Consejo Político Federal, que está previsto para el próximo día 21, el órgano que tendría que decir la última palabra, ratificando o desautorizando a la dirección de IU-EB.

Anguita, el coordinador general, declaró el pasado viernes que, "si quieren esperar a la decisión de la Presidencia Federal, que lo hagan", pero les advirtió de que, de seguir un minuto más en Lizarra, ya no tendrán su respaldo ni su apoyo, sino su crítica.

De momento, la ejecutiva de IU-EB decidió ayer de forma provisional, a la espera del congreso que celebrarán dentro de diez días, mantenerse en el Pacto de Lizarra, aunque con algunos matices que podrían suavizar la reacción de los órganos federales de la organización.

La dirección de IU-EB aprobó una resolución de cinco puntos en la que, en primer lugar, reitera que no reconoce a ETA legitimidad de ningún tipo para condicionar o intervenir en la vida política y social del País Vasco. "La suspensión de la tregua ha supuesto un ataque frontal a la convivencia ciudadana" y un duro golpe a la propuesta de diálogo y distensión que se ha articulado en torno al Pacto de Lizarra, según dicha resolución.

Recuperar la tregua

Tras ratificar su negativa a firmar el documento propuesto en la última reunión por carecer de una exigencia explícita a ETA para que reanude la tregua indefinida, la Presidencia de IU-EB confirma que se mantiene en el Pacto de Lizarra, si bien precisa que su participación quedará limitada a "las actividades y propuestas que se encaminen directamente a la consecución de la paz y por la recuperación de la tregua". "En este momento, el trabajo del foro no debe tener otro objetivo que restablecer el silencio de ETA como condición para seguir avanzando hacia la paz", afirma IU-EB.

La dirección de la coalición advierte de que, si "lamentablemente" se produce un atentado, IU-EB pedirá la inmediata reunión de la permanente de Lizarra para exigir una "condena explícita". En caso de que ésta no se diera, IU-EB consideraría que "el foro habría conculcado gravemente su declaración política y sus objetivos, por lo que el motivo para el que fue constituido habría dejado de existir".

La resolución de la Presidencia de IU-EB fue adoptada por siete votos a favor y con los cuatro en contra del PCE-PCK, que prefería dar portazo a los nacionalistas. El secretario general del PCE, Francisco Frutos, aseguró ayer que "no tiene ningún sentido estar en el Pacto de Lizarra, ya que cuando se decide finalizar con la tregua, la amenaza, la coacción y el peligro ya corren".

En su opinión, la situación política ha cambiado radicalmente desde hace 15 días y, por lo tanto, "sólo se puede estar en los foros donde se discuta un proceso definitivo de paz, en el cual se solucione el problema nacional vasco, incluido el de los presos, y donde todo el mundo pueda defender sus opiniones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 1999

Más información

  • La Presidencia Federal de la organización debatirá el asunto el lunes