Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

ANTONIO HERNÁNDEZ DIRECTOR DE TEATRO "El teatro andaluz está en continua lucha"

Antonio Hernández Centeno ha sido el ganador del III Certamen de Jóvenes Dramaturgos Romero Esteo convocado por la Consejería de Cultura a través del Centro Andaluz de Teatro (CAT). Nació en Martos (Jaén) hace 29 años y, a pesar de su juventud, ya dirige su propio grupo, Siete Teatro, con el que ha estrenado dos montajes: Cinco, estrenado en marzo de 1998 y ganador del Festival de Teatro de Alcorcón, y Fin, estrenado el pasado mes de mayo. La última casa de putas del mundo, premiada ahora, es una denuncia contra la violencia masculina ejercida sobre la mujer.Pregunta. ¿Cuándo empezó a escribir sus primeros textos teatrales?

Respuesta. Escribo desde siempre. Primero fueron sobre todo cortometrajes porque había tenido bastante vinculación con el mundo del cine. Quería contar historias y pensé que el medio más adecuado era el audiovisual, tal vez porque me considero un hijo de la televisión y el cine, con los que me he criado. Y eso se nota mucho en mis obras y textos teatrales, donde el elemento visual está muy presente.

P. ¿Cómo es su última obra premiada?

R. Nació por un encargo del director sevillano Julio Fraga. Queríamos hablar sobre las minorías, y al final el guión se fue decantando más hacia la mujer y, sobre todo, hacia la violencia que el hombre ha ejercido sobre la mujer. Nuestros personajes son dos soldados y una prostituta que están en medio de un conflicto bélico. Es también una reflexión de la violencia que el hombre ejerce sobre el mundo. Hay muchos paralelismos entre cómo el hombre ha tratado al mundo y cómo ha tratado a la mujer.

P. ¿Existen suficientes ayudas para los jóvenes dramaturgos andaluces?

R. La creación por parte del CAT del Premio Romero Esteo, los cursos y la llegada de Emilio Hernández al CAT, hace tres años, ha sido como una corriente de aire fresco. Desde entonces se está apoyando a los jóvenes con cursos donde se traen a los mejores dramaturgos de toda Europa, en especial los de mayor compromiso social, porque el CAT también quiere que estemos inmersos en la problemática social. Lo que ocurre es que ahora queremos también que se nos produzcan las obras.

P. En comparación con el resto del país, ¿cuál es el nivel del teatro andaluz?

R. El teatro, como dice David Mamem, siempre está en continua agonía, pero eso es bueno, pues si está en agonía es porque está luchando por vivir. El teatro andaluz está en continua lucha, pero puedo decir que los jóvenes actores andaluces tienen una frescura y una vitalidad que, por ejemplo, en Madrid no se ve. En Madrid veo un teatro acartonado, antiguo, muerto. Me encanta el acento andaluz. A mis actores les pido que hablen como lo hacen normalmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de diciembre de 1999