GENTE

LA JUNTA NO ES UNA CASA DE CITAS

El presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, esbozó una sonrisa, entre sarcástica y malhumorada, y zanjó contundente: "Que no, que yo no les voy a poner una cama y vamos a convertir a la Junta en madame Claude". El dirigente socialista desautorizaba con estas palabras a su director general de la Juventud, Antonio Fernández, quien horas antes se había convertido en un paladín del sexo fácil para los jóvenes extremeños. Fernández había propuesto algo así como un bono, pagado con dinero público, para que los jóvenes tuvieran facilidades para alquilar habitaciones en albergues y hoteles donde dar riendas suelta a sus alborotadas hormonas. El joven director general debió pensar que ya estaba bien de tanto meterse mano en coches, callejuelas oscuras y escaleras. Rodríguez Ibarra rápidamente reaccionó: "El mejor sitio para las relaciones sexuales es en casa, pero si no les autorizan, yo tampoco les voy a dejar un sitio para hacerlo, porque estaría desobedeciendo a los padres, que no me han dado ninguna autorización. Que no, que no, y que no... Que cada uno se busque la vida...". El presidente extremeño trató de suavizar después la interpretación de su director general: "Es joven y tiene obligación de hacer propuestas lo más atrevidas y provocativas que pueda, pero otra cosa es que la Junta las apruebe". "Ha perdido el norte político", dijeron de Fernández las Nuevas Generaciones del Partido Popular.- ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de diciembre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50