El futuro sin el líder

La retirada de Carlos Garaikoetxea de la presidencia de Eusko Alkartasuna no significa su desaparición del escenario político vasco. El ex presidente de la formación nacionalista es su portavoz en el Parlamento autónomo, institución que se ha visto relanzada con la asistencia normalizada de Euskal Herritarrok.Sin embargo, Garaikoetxea puso a disposición del partido este cargo de portavoz al renunciar a la presidencia. El gesto, como todos los suyos, no es baladí. La nueva ejecutiva que ahora dirigen sus delfines no va a cuestionar ese papel de portavoz que le va como anillo al dedo. Pero su iniciativa sí que puede evidenciar la situación en precario en que se pueden encontrar, a partir de hoy, los dos cargos más representativos del sector perdedor del congreso: los consejeros Inaxio Oliveri (Educación) y Patxi Ormazábal (Ordenación del territorio). Oliveri, además, dimitió como secretario general de EA en julio por las discrepancias internas que ya comenzaban a aflorar pero, tras su dimisión, no puso el cargo a disposición de la ejecutiva, lo cual levantó fuertes críticas en privado de sus compañeros de partido.

Más información

La retirada de Garaikoetxea seguía ayer provocando conmoción entre sus seguidores, que reconocían la incógnita que se abre en Eusko Alkartasuna sin su liderazgo protector, un papel conductor que representaba la garantía de unidad entre las distintas sensibilidades.

Lo cierto es que ha comenzado para EA una etapa en la que tendrán que aprender a caminar sin Garaikoetxea como referente. Un reto difícil para un partido pequeño que trata de sobrevivir a la sombra de los grandes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 21 de noviembre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50