Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Lanzados

El espectáculo ha comenzado. Como si de una carrera se tratase, la semana pasada ha sido la que definitivamente ha marcado el pistoletazo de salida del masivo enfrentamiento electoral que suponen en Andalucía las elecciones generales y las autonómicas.En el PSOE, partido emblemático en nuestra comunidad por el voto que tradicionalmente recibe de los andaluces, la puesta en marcha del proceso de confección de candidaturas ha marcado la salida. En concreto, han sido las declaraciones del secretario general Manuel Chaves sobre la presencia paritaria de mujeres en las listas y sus cabeceras y en su futuro gobierno las que han dejado claro que la campaña acaba de comenzar.

En el Partido Popular, el desaforado ataque realizado a los presupuestos en clave personal y política y no técnica, junto con los acercamientos al Partido Andalucista, con quien ha pactado el apoyo de los andalucistas a la candidatura de la alcaldesa de Valencia a la presidencia de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), marcan el intento de evitar una dura campaña electoral en Cádiz por parte de Pedro Pacheco, alcalde de Jerez y candidato a la Presidencia de la Junta por el PA. Por cierto, hay que recordar que muy probablemente tres de los cuatro candidatos a presidente se enfrenten en la provincia de Cádiz, con lo que la campaña en esa provincia va a ser algo más que en el resto de la comunidad.

En Izquierda Unida, el desconcierto por los resultados obtenidos en las últimas elecciones locales y catalanas marca la situación y, de hecho, la apuesta por las elecciones separadas puede ser un síntoma de un claro intento de separarse del resultado que pueda obtener Anguita a nivel nacional.

Finalmente, el PA ha comenzado la danza del desmarque, primero con el acuerdo de la FEMP con el PP y luego votando al margen del acuerdo de gobierno en el Parlamento andaluz. En definitiva, la carrera electoral ha comenzado, cada partido a su manera y con sus propias tribulaciones sobre cuál es la mejor posición de partida, aunque todos lanzados a lo que seguro va a ser una nueva fiesta de la democracia en Andalucía.

LUIS ÁNGEL HIERRO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción