Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director Miguel Littin llama a defender el Festival de Huelva en su inauguración Homenaje al cineasta y a Ángela Molina

Miguel Littin, el autor de La tierra prometida, dijo anoche que el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva debe vivir por los siglos de los siglos. La actriz Ángela Molina, el productor Gerardo Herrero y el director chileno Miguel Littin serán las figuras homenajeadas por el XXV Festival de Huelva, que se inició anoche con la proyección de El chacotero sentimental, película chilena de Cristian Galaz. Imanol Arias, Pastora Vega, Pilar Bardem, Kitti Manver y Pastora Soler, entre otros, asistieron a la sesión inaugural.

El Festival se clausura el próximo sábado con la entrega de los galardones. La gala de anoche estuvo marcada por el caos organizativo. Los famosos se retrasaron en llegar y el acto comenzó casi una hora después del horario previsto. Pero centenares de ciudadanos esperaron en la puerta del Palacio de Congresos de la Casa Colón la llegada de los famosos, en una noche sobrada de frío y no tanto de glamour.Pilar Bardem, envuelta en un abrigo de pieles, recordó que no pisaba Huelva desde 1988, cuando vino a esta ciudad a hacer teatro. Ruth Gabriel se hartó de firmar autógrafos a sus admiradores y de recordar con elogios la película Días contados, basada en la novela de Juan Madrid, que la catapultó a la fama. Se enfadó un poco cuando un periodista le dijo que qué experiencia tenía ella, tan joven y con tan breve currículo todavía, para ser jurado del Festival de Huelva.

Pastora Soler, cantante de 21 años, aseguró que tiene los ojos tan azules de mirar el mar en la playa onubense de Matalascañas, donde veranea todos los años. "Llevo vendidas 70.000 copias de mi tercer disco. Estoy muy contenta. Empecé con la copla y ahora he cambiado de estilo", señaló.

Miguel Littin dijo que en Huelva se siente como en su casa. "Este festival me vio nacer como director de cine, me acogió cuando era un exiliado y un perseguido en mi país. Quiero mucho a Huelva. Éste es un festival esencial para los cineastas iberoamericanos porque significa un lugar de paso hacia Europa", manifestó. Y añadió: "Yo sé que el festival onubense está en crisis, pero si algún día desapareciera, que ojalá nunca ocurra, los iberoamericanos nos quedaríamos huérfanos. Pero todos tenemos que hacer el esfuerzo para que se mantenga. Recuerdo que hace unos cinco años nos pidieron hacer un manifiesto para apoyar al festival y yo lo redacté". Ángela Molina recibió el Premio Ciudad de Huelva como figura homenajeada, emocionadísima.

Previamente a la proyección de El chacotero sentimental, se inauguró en la misma Casa Colón de Huelva la exposición sobre el Memorial de Juanita Reina, en un acto al que asistieron Federico Casado y Federico Casado Reina, esposo e hijo de la tonadillera, respectivamente.

Allí también estuvieron los rejoneadores Rafael y Ángel Peralta y la cantante Pastora Soler, entre otros. El festival onubense rinde este año homenaje a la recordada Juanita Reina con la proyección de películas como La Lola se va a los puertos, de Juan de Orduña; Lola la Piconera, de Luis Lucia, y Canelita en rama, de Eduardo García Maroto.

También se abrió al público ayer una curiosa exposición, titulada Mujeres malas / Mujeres perversas, del artista onubense Ernesto Walls, una colección de 18 figuras que hacen referencia a mujeres fatales del celuloide en la época dorada de Hollywood, como Rita Hayworth, Lana Turner o Gloria Swanson.

La dirección de la muestra ha editado el libro titulado 25 años del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, del que es autor el periodista onubense Fernando Quiroga. La obra recoge 150 fotografías de la historia del festival y 900 nombres de cineastas.

Se trata de un recorrido por la nostalgia, porque por el festival onubense han pasado Luis Buñuel, Mario Moreno, Cantinflas, o María Félix, entre otros. Francisco López Villarejo, el director, dijo ayer: "Hemos conseguido un libro ameno y didáctico. Ha sido un trabajo meticuloso e impecable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 1999