Terra baja en su segundo día de cotización el máximo permitido en una sola jornada

Terra, la filial de comunicaciones por Internet del Grupo Telefónica, fue ayer de nuevo la estrella de la Bolsa de Madrid. Pero no porque sus acciones repitieran la espectacular revalorización registrada el día de su estreno en el mercado —subió un 184,61% y su capitalización pasó de 596.000 millones a más de 1,7 billones de pesetas—, sino por las pérdidas en la sesión. La cotización de Terra Networks, que el miércoles se fijó en 37 euros, cayó ayer a 31,45 euros, 5.233 pesetas, con un descenso del 15%, el máximo permitido en circunstancias normales.

La contratación fue de 9,53 millones de acciones, 51.876 millones de pesetas, y en todo momento resultó fluida. Al cierre se había concentrado algo de papel, 243.970 acciones procedentes de 429 órdenes de venta, a 31,45 euros, frente a escasas órdenes de compra, a 31,20 euros.

Más información

La evolución del valor en apenas dos días muestra un fuerte interés especulativo de la mayoría de los inversores que acudieron a la oferta pública de salida a Bolsa, incluidos algunos institucionales.

La cotización en el mercado Nasdaq se mantenía prácticamente estancada en 500.000 acciones desde los primeros minutos y con una cotización de 32,85 dólares (31,53 euros). Esto impedía que se realizasen ajustes de equiparación con el mercado europeo.

La capitalización de Tena ha bajado en esta sesión 254.326 millones de pesetas, hasta situarse en 1,45 billones de pesetas, 8.664 millones de euros, que todavía la mantienen en el noveno lugar de las empresas españolas cotizadas en el mercado de valores.

Las opciones sobre acciones

La polémica entorno a los fuertes beneficios obtenidos por los directivos de la compañía han llevado a la dirección de la compañía a plantearse cambios en los planes de retribución mediante opciones sobre acciones (stock options) para directivos, según informaron ayer fuentes de la compañía conocedoras del nuevo plan. La nueva propuesta prevé extender las stock options a todos los empleados (unos 900) y elimina las diferencias que se habían establecido para un grupo de ejecutivos no identificados en un Consejo de Administración y en una junta de accionistas de Tena celebrados el pasado octubre.

Según la nueva propuesta, que debe ser aprobada en la comisión de Retribuciones y Nombramientos de Terra y en su Consejo de Administración, todos los empleados recibirán un bonus anual establecido en función de su tarea en la empresa y podrán convertirlo en opciones sobre acciones ejecuta bies después de un periodo por determinar. Inicialmente ese periodo era de dos años a partir de la salida a Bolsa. El precio de los derechos sobre acciones será igual para todos, según esas fuentes.

El plan aprobado en el consejo de octubre establecía dos tipos de acciones (clases A y B), que hubieran permitido a un grupo selecto de directivos (clase A) obtener un rendimiento superior a 16.000 millones de pesetas tomando como referencia el precio fijado por Terra al cierre de su primera sesión (37 euros). El programa inicial establecía que esos directivos pagarían sus derechos sobre acciones a 2,16 euros. Los directivos de la clase B, más numerosos que el grupo anterior hubieran tenido que pagar 11,81 euros (el precio final de las acciones en la colocación).

Reserva de títulos

Terra ha reservado un 5% del capital para cubrir el programa de stock options, del que son depositarios el Banco Zaragozano y la Caixa. De ese 5%, la dirección de Terra propondrá que se reserve algo más del 2% para los empleados que se incorporen en el futuro. Una vez sea aprobado el nuevo plan, se comunicará "en detalle" a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y a la Securities Exchange Commission (SEC) de la Bolsa de Nueva York, organismos a los que Juan Perea, consejero delegado de Terra y no presidente, como se afirmó ayer por error, adelantó en una carta adicional al folleto informativo de la colocación.

Las modificaciones al plan diseñado inicialmente no merman los rendimientos generados por la colocación para los antiguos propietarios de Olé. — con Pep Vallés, a la cabeza—, que fue adquirida por Telefónica Interactiva antes de convertirse en Terra, y se aseguraron un 2,3% del capital de Terra, 4,9 millones de acciones a 4,23 euros (703 pesetas por acción).

Tampoco afecta a Martín Velasco, actual consejero de Telefónica, que obtuvo 1,9 millones de acciones a 4,23 euros y habría obtenido un rendimiento superior a 10.300 millones de pesetas tomando como referencia el precio de 37 euros marcado el miércoles.

En cambio, según las fuentes citadas, el nuevo plan de retribuciones dejará fuera del programa de stock options al presidente de Terra, Juan Villalonga, que es también consejero ejecutivo de la filial y presidente del Grupo Telefónica. Villalonga anunció el pasado sábado que ha decidido congelar el plan de opciones sobre acciones "que le corresponde por su cargo", sin especificar ni a cuántos ni a qué planes se refería, secretos por ahora, hasta que la Comisión Olivencia —que elaboró en 1998 un código ético para las empresas— dictamine si "los mecanismos de retribución" en Telefónica se ajustan a los principios de regulación y transparencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de noviembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50