Entrevista:MARÍA GARCÍA-LLIBERÓS ESCRITORA

"Me gusta acabar la jornada y saber que me espera un mundo mágico"

Dice que cuando sale de trabajar como economista en el Ayuntamiento de Valencia la idea de ponerse a escribir actúa como un aliciente especial. No quiere saber nada de la política y de los políticos, muchos de los cuales le defraudaron por su escasa "calidad humana". Fue durante seis años directora general de Medios en el gobierno de la Generalitat presidido por el socialista Joan Lerma, cargo desde el que promovió la creación de RTVV, cuya televisión, sostiene, "nunca ha cumplido las expectativas iniciales". Pero ahora, María García-Lliberós (Valencia, 1950) prefiere hablar de literatura y concretamente de su tercera y última novela, Equívocos (Algaida) que acaba de ser proclamada finalista del XXXI Premio de Novela Ateneo de Sevilla y que ayer fue presentada en el Corte Inglés de Valencia. Una obra en la que emplea cuatro registros para otros tantos personajes que hablan de su relación con un inquietante juez homosexual muerto, casado con una mujer.Pregunta. ¿Qué es lo que más le interesaba en la elaboración de su novela?

Respuesta. La instrumentalización de la mujer y la falta de escrúpulos. Me interesaba la relación de dominio que se establece entre los personajes y se manifiestan de diversas formas, como en las relaciones sexuales. Creo que este es el tema fundamental

P. ¿Cómo surgió la idea de escribir el libro?

R. El caso es que escuché por casualidad en el autobús atiborrado una conversación entre dos mujeres, en la que una de ellas comentaba la separación de una tercera de su marido. Recién casada descubrió que éste era homosexual. La historia se me quedó grabada, y no dejé de pensar en ella y en sus implicaciones. En la instrumentalización de la mujer...

P. En su novela, la homosexualidad del juez es un factor desencadenante ¿por qué eligió a un juez para este personaje?

R. Es una profesión que me venía muy bien por los conflictos de conciencia que puede generar. Juzgar a los demás es tan terrible. Me interesaba meterme en la complejidad psicológica de un juez y en el flujo de su vida en sus actuaciones públicas y privadas. Se trata de una especie de estafa a la sociedad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

P. Es un personaje malvado

R. Más que maldad..., lo que tiene son muchas debilidades, pero como las puede tener cualquiera. Los seres humanos no somos un 100% buenos o malos. Él pretende actuar de manera recta. Adoptar un comportamiento recto, según sus principios éticos en una sociedad complicada. Me parece mucho más perverso el personaje de Sergio, que domina al juez.

P. En la definición de los personajes utiliza citas cinematográficas, como la madre del juez, que se parece al personaje de Rebeca, de Hitchcock. ¿Influye mucho el cine en su literatura?

R. Somos hijos de la cultura cinematográfica. El cine es también literatura en imágenes. Y sí, me parece que Rebeca, por ejemplo, se ha convertido en todo un referente. También el personaje de Sergio es un poco como Jeremy Irons, tan atractivo...

P. ¿Qué recuerdos guarda de su paso por la política? ¿Volvería a la política activa?

R. No volvería nunca a la política. Disfruté mucho en la dirección general, pero también sufrí mucho. Empezamos un proyecto muy interesante como Canal 9, en el que al principio nadie creía. Me dejé la piel. Pero el ejercicio de la política me defraudó mucho. Me defraudó la calidad humana de muchos políticos. Lo peor de todo fue la última etapa.

P. ¿Se siente frustrada de aquella etapa política?

R. Hubo momentos de disfrute. Pero sentía que no servía para ejercer la política en las distancias cortas.

P. ¿Responde Canal 9 a lo que se quiso hacer en un principio?

R. No. Nunca ha respondido a las expectativas. Apenas la veo y no me gusta.

P. ¿Ya escribía durante aquella etapa de directora general de Medios?

R. Bueno, de niña escribía un diario. Pero soy una escritora tardía. Empecé realmente a escribir cuando dejé la política

P. Pero su paso por la política le habrá proporcionado material literario. ¿Ha pensado en utilizarlo en el alguna ocasión?

R. Nunca ha querido utilizarlo en mi literatura.

P. ¿Hay algún político que le haya marcado especialmente hasta el punto de querer vengarse a través de algún personaje literario?

R. Si fuera así, de todas formas, no se lo diría. Pero en mis novelas no aparece ninguno.

P. ¿Cómo compagina su trabajo de economista con la escritura?

R. Intento compaginar ambas cosas. Me gusta, de todas formas, esa ruptura que se produce cuando acabas el trabajo, tu jornada laboral, y saber que te espera el mundo literario y mágico que tú misma creas.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS