Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

LOS VIOLINES DE MENUHIN, DISPERSADOS

Del violín italiano que sus padres le habían regalado cuando cumplió los ocho años a los instrumentos regalados por constructores de instrumentos de cuerda del mundo entero, la colección de Yehudi Menuhin se ha dispersado tras la subasta que sus herederos realizaron ayer en Londres, ocho meses después de su muerte. En Sotheby"s esperaban conseguir medio millón de libras por las cuatro decenas de violines y la treintena de arcos reunidos por el músico a lo largo de su vida, pero los coleccionistas pagaron 835.000 libras (1,3 millones de euros). El que se hacía llamar "ciudadano del mundo" había reunido instrumentos y arcos de orígenes múltiples y de todas las épocas, comprados o que le habían regalado a lo largo de sus imnumerables giras. A menudo, los acompañaba con pequeñas anotaciones, como un valioso arco del maestro francés del siglo XIX Nicolas Voirin: "Arco comprado a principios de los años treinta. Es el que más utilizo. Aprobado por Enesco". Georges Enesco, compositor rumano, fue también profesor del joven Menuhin cuando, con diez años, ya era célebre en Estados Unidos y en todas las capitales de Europa por su talento único. Pero los instrumentos más bellos que poseía el maestro no estaban en la puja londinense. Por ejemplo, en 1986 había cedido al violinista Itzhak Perlam uno de sus más bellos stradivarius, mientras que un guarneri de 1742 fue vendido hace unos días en Zúrich por cerca de 1,2 millones de dólares. Tampoco entraba en subasta el arco para dirigir orquestas que empleaba en los últimos tiempos. El producto de esta subasta irá a sus herederos, entre los cuales se encuentra su fundación para jóvenes artistas y la escuela que creó en 1963 en Surrrey, cerca de Londres, en la que se han formado desde entonces centenares de violinistas. Yehudi Menuhin se estableció desde 1959 en Londres y adquirió la ciudadanía británica en 1985, poco antes de que Isabel II de Inglaterra le nombrara sir.- ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de noviembre de 1999