TEATRO

El Festival Madrid Sur reúne a ocho autores en un proyecto pionero en la escena teatral

Dice José Monleón, director del Festival Madrid Sur, que el estreno que hoy ofrece esta muestra es algo muy especial e importante. Guardo la llave es un proyecto común llevado a cabo por diversos profesionales del mundo del teatro y por 10 autores, así como los grupos de teatro de los municipios que participan en este festival. Además, la muestra estrena este fin de semana una peculiar y bella versión de Fuenteovejuna realizada por Ana Rosetti y el director Emilio Hernández, en la que participan mujeres andaluzas y palestinas.

Guardo la llave hace clara referencia a los conceptos de memoria y desarraigo, en torno a los cuales gira esta muestra y este montaje, que hoy se presenta en Leganés; mañana, en Fuenlabrada, y el fin de semana que viene, en Móstoles, Alcorcón y Getafe, con 35 actores de estas mismas localidades desfilando por el escenario. La experiencia es única y pionera en nuestro país. Esta producción del propio festival reunió en un taller de dramaturgia a los ocho jóvenes autores de estos municipios. Eva Chinchilla, José Luis Gómez Toré, Juan Pablo Heras, Sergio Herrero, Nora Viviana Marín, Miguel Morillo, Eva Ródenas y Raúl Serrano, todos ellos de diferentes municipios de la zona sur de Madrid.A su trabajo se sumaron también dos textos del dramaturgo Guillermo Heras, que es del barrio de la Concepción de la capital, y José Monleón, que es de Tabernes de Valldigna, de Valencia. Todos ellos han elegido una historia en la que basar sus diferentes escenas, teniendo presente que querían y se debía relacionar con el tema central en torno al cual ha girado esta cuarta edición del Festival Internacional Madrid Sur: Memoria y desarraigo.

Si para José Monleón, impulsor de la idea que ha generado este espectáculo, algo guarda especial relación con estos dos conceptos es todo lo que emerge y provoca, directa o indirectamente, de la España de 1939. De ahí que los autores hablen de separaciones de hermanos, de posguerras cruentas, de maletas que nunca terminan de deshacerse, de mujeres en el exilio, del exilio de las utopías, de identidades perdidas, de esperas desesperanzadas, de regresos frustrados, de reencuentros.

Muchos de estos apuntes entroncan con la relación que guardan muchos hechos de nuestro pasado más o menos inmediato con acontecimientos que hoy azotan Europa. Todo este material ha sido recogido por el autor y dramaturgo José Ramón Fernández, uno de los creadores de Las manos, espectáculo con el que ha triunfado la temporada pasada, y del Teatro del Astillero, grupo que se ha implicado también es este montaje, que ha dirigido Antonio López-Dávila.

'Fuenteovejuna', sólo mujeres

Por otra parte, el clásico de Lope de Vega Fuenteovejuna llega hoy al teatro Buero Vallejo de Alcorcón de la mano de los grupos Centro Andaluz de Teatro y Teatro Al Kasava de Palestina. La particularidad de la obra es que en la escena sólo aparecen mujeres, que representan una leyenda, la del levantamiento de todo un pueblo contra una tiranía. En este montaje, Fuenteovejuna se ha convertido en una fiesta donde las mujeres actúan, cantan y bailan. La mitad del montaje está hablado y cantado en castellano, con música y baile flamencos, y el resto, en árabe, con música de esta misma cultura. En esa celebración se pretende erradicar la violación de los derechos fundamentales y el uso en las guerras del sexo de la mujer como campo de batalla, informa Francisco J. Barroso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 12 de noviembre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50