Las escritoras reivindican en el congreso de literatura de Málaga que se les valore "sólo por méritos profesionales"

Tras una semana de ponencias, conferencias magistrales, debates y comunicaciones, anoche se calusuró en la Facultad de Ciencias de la Información de Málaga el XIII Congreso de Literatura Española Contemporánea que, organizado por el departamento de Filología, se ha acercado por vez primera a un fenómeno literario en vivo, a una escritura que aún se está produciendo: la escritura narrativa femenina en España. La obra y milagros de Carmen Martín Gaite, que asistió en el congreso, cerró anoche unas animadas jornadas donde filólogas y autoras han reivindicado mayoritariamente la condición de escritoras por encima de la condición de mujeres. "No se puede decir que la condición de mujer no influya en lo que escribes, pero quien juzga tu obra es la literatura, eso es indiscutible", decía el pasado miércoles Fanny Rubio, quien participó en Málaga tras hacerlo en Cádiz en un homenaje a Fernando Quiñones. También Rosa Regás o Ana María Matute -quien hizo un retrato de su juventud como el de "una pija catalana, que le encantaba tomar copas y divertirse, que sufrió la posguerra, y a la que resultaba difícil agarrar"- insistieron en que "no existen diferencias notables en la escritura de hombres y mujeres".

Además de Rubio, Regás, Marín-Gaite y Matute han participado en el congreso escritoras como Carmen Riera, Mercedes Fórmica y Rosa Romojaro. Además de sus obras se han abordado las de autoras como Belén Gopegui, Almudena Grandes, marin amayoral, María Zambrano, Care Santos, Montserrat Roig, Ana María Navales o Carmen Laforet. Filólogas de todo el mundo, de la categoría de Biruté Ciplijauskaité, Janet Pérez, Iris Zavala o Rosa Navarro han alternado sus ponencias con las charlas de autor.

Tanto para Amparo Quiles como para Enrique Baena, organizadores del congreso, éste ha supuesto una oportunidad única "para crear una corpus teórico de algo que se debate a diario en los medios de comunicación y hace falta que vaya entrando en los textos universitarios". "No se trata tanto de que hombres o mujeres escriban de forma diferente sino de los elementos culturales que aporta la obra de cada cual", aclara Baena.

Para este profesor de la Universidad de Málaga, "la literatura es una institución social con toda su jerarquía y sus valores. Y hay quien busca renovarla desde su obra. Lo cierto es que la mayoría de las mujeres, aún sin pretender romper el sistema -y eso que existen muchas escritoras de militancia feminista- mantienen una actitud constante de renovación". Las actas de este congreso Escribir Mujer: Narradoras españolas hoy, se publicarán el próximo año, como ha sucedido éste con las del dedicado a Valle-Inclán en 1998.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS