Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Franquiciar 300 tiendas en España en 10 años

El plan de expansión es ambicioso. Se trataría de abrir 300 tiendas en todo el país en un plazo de 10 años. "España tiene mucho despacho y tintorería, pero de establecimientos del tipo de OXXO hay escasez", argumenta Aziza. El objetivo inicial son las grandes ciudades, pero existe otro concepto de tintorería para poblaciones de 20.000 a 50.000 habitantes. Valencia está a la cabeza en la lista de territorios prioritarios -antes de Navidad habrán seis tiendas en esta ciudad-. Le sigue en orden de importancia el resto de la Comunidad Valenciana y Madrid y Barcelona. "No queremos extendernos demasiado deprisa", precisa. El próximo año OXXO montará una segunda tintorería piloto, que albergará una escuela de formación integrada, de unos 400 metros cuadrados -los locales no exceden ahora los 200 metros cuadrados-. "Sabemos que de momento no venderemos un prototipo tan completo de tienda porque exige una gran inversión [alrededor de 50 millones de pesetas]". Montar una tintorería de la cadena cuesta 22 millones de pesetas, con el canon de entrada incluido, y 30.000 pesetas mensuales. Un servicio técnico se encarga del mantenimiento de la maquinaria. La marca, OXXO, no significa nada, es un nombre capicua, se lee igual de izquierda a derecha que al revés. El cliente apuesta por un negocio y los artífices de la franquicia cobran un canon de márketing de un millón de pesetas. "Lo cobramos un año después de la apertura de la tienda y va a parar a una cuenta que, de momento, no se tocará. Cuando dispongamos de un fondos de 20 o 25 millones de pesetas [a finales del 2000] haremos publicidad conjunta. Nos gastaremos un 80% en publicidad por televisión porque pensamos que es más impactante", adelanta. Este fondo se reinvertirá al 100% en promocionar la propia marca.

MÁS INFORMACIÓN

La idea de OXXO se ha exportado. Hace seis meses entró en contacto con Master España 300 una consultoría de hipermercados polaca a la que le interesó esta cadena de tintorerías. "Hemos tenido varias entrevistas y reuniones con ellos y les hemos vendido la marca para Polonia", concluye Aziza. El grupo polaco proyecta ahora instalar una tienda piloto en Varsovia para extenderse después al resto del país centroeuropeo. "No es una operación que hayamos buscado; es un caso que nos ha venido dado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de noviembre de 1999