Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía Local de Ceuta recoge a más de 120 menores marroquíes en dos días

La Policía Local de Ceuta ha recogido de la calle a más de un centenar de menores indocumentados en los dos últimos días. Las batidas de las patrullas policiales, que el miércoles localizaron a 80 menores y el jueves a otros 50 escondidos en la zona portuaria, coinciden con una nueva oleada de niños marroquíes, que después de atravesar clandestinamente la frontera por las alcantarillas y agujeros en la valla, ejercen la mendicidad en la ciudad autónoma y cometen pequeños delitos para sobrevivir. En la actualidad, su número puede superar los 150.Los chavales que no pueden ser expulsados a Marruecos son trasladados al centro de menores de San Antonio, unas instalaciones provisionales cedidas por la Comandancia General para albergarles en tanto la burocracia resuelva su situación.

La Fiscalía de Menores de Ceuta ha denunciado públicamente que las dependencias no reúnen las condiciones adecuadas para acoger a tantos niños, pero el Gobierno de la ciudad autónoma, en manos del GIL, se ha apresurado a decir que se han comprado colchones y utillaje de cocina para atender a los más de cien menores que pasan a diario por la antigua residencia militar, aunque oficialmente sólo se reconoce la presencia de treinta. De momento, la mayoría de los niños sólo va a comer y dormir. El resto del día o pasan en la calle.

Las autoridades les quieren recogidos y no deambulando por la ciudad, aunque los niños se esconden cuando ven los vehículos de la Policía Local. En las últimas semanas la mayoría transita por el puerto, buscando un acceso a los camiones que embarcan hacia Algeciras o en los mercantes que cruzan el Estrecho.

Patrullera accidentada

Por otra parte, la única patrullera de la Guardia Civil del Mar que controla la llegada de norteafricanos a Canarias a bordo de pateras colisionó ayer contra una roca que le abrió una vía de agua en el casco y la dejó inutilizada. La Báltico era la única embarcación dedicada al control de la inmigración ilegal, el contrabando de armas y el narcotráfico en Lanzarote y Fuerteventura. Otra patrullera presentada el jueves pasado por el ministro de Interior Jaime Mayor Oreja aún no ha entrado en funcionamiento y una tercera permanece encallada en Gran Canaria tras sufrir un accidente en su traslado desde Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 1999

Más información

  • La Fiscalía denuncia el estado del centro de acogida