Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves niega ser la oposición a Aznar y reta a que le digan cuándo le insultó

El presidente de la Junta de Andalucía, el socialista Manuel Chaves, insistió ayer en la necesidad de mantener una reunión urgente con el presidente del Gobierno, José María Aznar, para resolver los distintos problemas pendientes en su comunidad y aprovechó para rechazar tajantemente que desde su actual responsabilidad institucional esté practicando la oposición sólo por la confrontación, como se le acusa desde el PP. Chaves retó incluso al portavoz del Gobierno, Josep Piqué, y al secretario general del PP, Javier Arenas, a que le demuestren cuando ha proferido un insulto contra Aznar.El secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, no se olvidó ayer de recordarle a Aznar que sigue sin recibir a los tres barones y presidentes autonómicos socialistas -Chaves, José Bono (Castilla-La Mancha) y Juan Carlos Rodríguez Ibarra (Extremadura)-, que llevan años reclamándole un encuentro en La Moncloa. Almunia concluyó de ese desaire que Aznar "tiene vetados a los presidentes autonómicos socialistas en una muestra absoluta de sectarismo".

Almunia lamentó ayer, en una entrevista en la Cope, que en la La Moncloa sean recibidos "los presidentes de gobiernos autonómicos del PP, los presidentes nacionalistas, pero no los presidentes del PSOE, lo cual me parece un trato intolerable".

Intereses

Chaves, por su parte, explicó en declaraciones a Onda Cero que no pretende entrevistarse con Aznar para obtener una fotografía o para confrontarse con él como dirigente de la oposición, según sostienen en el Gobierno y el PP. "Defiendo los intereses de Andalucía. Yo gobierno, no hago oposición, ni confronto por confrontar. Desde hace mucho tiempo estoy tendiendo la mano para negociar", aseguró.Eso sí, el presidente andaluz precisó que Aznar y él hacen políticas distintas porque el presidente del Gobierno "es de derechas y yo soy de izquierdas: en algo nos tendremos que diferenciar".

El presidente andaluz instó a los máximos responsables del Gobierno y del PP a justificar por qué creen que utilizaría su hipotética cita con Aznar para insultarle: "No me veo yo sentado delante del señor Aznar diciéndole cualquier epíteto, insulto o descalificación. Soy bastante prudente y he tenido buen talante a lo largo de mi vida política para no insultar. No he insultado ni voy a insultar nunca a nadie. En todo caso, Piqué o el señor Arenas, que son los que me acusan de insultar al señor Aznar, que me digan, a través de las hemerotecas, qué día, qué tipo de insulto he hecho contra Aznar". Chaves precisó que quiere contratastar con Aznar su visión sobre el problema del censo real en Andalucía y sobre la financiación autonómica.

El ministro de Trabajo, el andaluz Manuel Pimentel, se sumó ayer en Córdoba al coro de dirigentes del PP que atribuyen a Chaves una dedicación principal a "liar broncas" contra Aznar. El mismo argumento esgrimió ayer el portavoz nacional de la dirección del PP, Rafael Hernando, al hacerse eco de un supuesto documento de Chaves demandando a los ayuntamientos socialistas "máxima confrontación" con el Gobierno Central.

Hernando sostuvo que ese tipo de actuaciones revelan el "uso inmoral" y "el comportamiento sectario" habitual de los socialistas en general y de Chaves en particular de las instituciones que gobiernan. Hernando concluyó de ese documento del PSOE que la visita que el presidente andaluz pidió a Aznar "no es más que una trampa en el marco de la guerra que los socialistas abrieron contra el PP utilizando a Chaves como ariete y a los andaluces, lamentablemente, como cabeza de turco".

El PSOE negó ayer la autenticidad del documento, que no lleva firma, y sugirió que podría tratarse de un montaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 1999

Más información

  • El portavoz del PP acusa al PSOE de usar las instituciones con sectarismo