_
_
_
_

¿Dónde está la oposición?

Debate en el Círculo de Bellas Artes sobre los problemas de la izquierda municipal

Por primera vez en la reciente historia madrileña, el moderador de un debate público se autocriticó anoche por no haber contribuido a hacerlo más interesante. Se trataba de Ricardo Aroca, arquitecto y presidente del Club de Debates Urbanos, quien, bajo la pregunta ¿Dónde está la oposición? había convocado al público en el Círculo de Bellas Artes. Para dar respuesta a tal interrogante, el anfitrión contó con personalidades de primera fila de la izquierda madrileña: Fernando Morán, restablecido ya de la dolencia vascular que le aquejara este verano, y Cristina Narbona, por el PSOE. E Inés Sabanés y el parlamentario autonómico Julio Setién, por Izquierda Unida.La autocrítica de Aroca fue, sin embargo, una concesión a la cortesía. No todos los presentes supieron aclarar la naturaleza de los males que amuerman hoy a la oposición municipal, ni tampoco definir con exactitud y entusiasmo sus proyectos políticos.

"En cuanto concierne a Cristina Narbona y a mí, sí tenemos un plan, que hemos expuesto durante la campaña electoral. Lo que sucede", explicó Fernando Morán, "es que los políticos no tenemos nunca la seguridad de que nuestros mensajes vayan a ser bien traducidos por los medios de comunicación. Éstos", añadió, "tienen sus preferencias y su cultura propias, distintas de las de los actores políticos", subrayó. "Eso es bueno pues muestra la pluralidad social; pero, por otra parte, genera frustración ya que mantiene la sospecha de que el discurso político no es bien entendido por la opinión pública".

Cristina Narbona precisó que el plan político del PSOE consiste en "la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, generar empleo y profundizar en la democracia en Madrid". Luego añadió: "Ahora debo dejarles, porque tengo que acudir al Congreso a enmendar los presupuestos de Medio Ambiente", dijo la diputada nacional por Almería y concejal por Madrid.

Por su parte Inés Sabanés destacó que "la izquierda le ha cogido el pulso a la ciudadanía asumiendo asuntos de la importancia de Barajas, los malos tratos domésticos, el caso Pinochet y el uso civil del hospital Gómez Ulla". A su juicio "el margen de acción que la política y el parlamentarismo municipales permiten en el Ayuntamiento es muy estrecho. Por ello", agregó, "hemos de acometer reformas políticas que deberán ampliar el alcance de nuestras actuaciones", dijo.

A la pregunta de si la oposición municipal forma parte de la solución o de los problemas de Madrid, Sabanés admitió autocríticamente la duda. Eugenio Morales, concejal socialista, fue rotundo: "Si me considerara el problema, no seguiría".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_