Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El héroe quijotesco

Antonio Rodríguez Almodóvar hace hincapié en un matiz que, a su juicio, caracteriza los cuentos españoles: el héroe generoso que no busca recompensas por sus hazañas. "Los cuentos españoles son menos violentos y le dan más papel a la función del héroe como una persona predispuesta a hacer el bien sin ningún contrato social. Eso es el quijotismo del cuento español", explica el autor de Cuentos al amor de la lumbre."El héroe de estos relatos sale al camino a desfacer entuertos. Esto lo ve Cervantes y a partir de ese héroe que abunda en los cuentos españoles crea a Don Quijote. En cambio, el héroe de los cuentos franceses parte de un contrato con el rey. El rey le promete al héroe francés que si salva a la princesa, se casará con ella. Cervantes aplicó el modelo del cuento español a su novela porque sabía que iba a tener éxito en España", indica el profesor.

Rodríguez Almodóvar destaca asimismo el poder que tienen los cuentos para explicar a los niños su tránsito hacia la edad adulta. "Los cuentos captan el interés del niño inmediatamente. Le hacen ver los problemas del crecimiento, de la edad adulta, el complejo de Edipo, el incesto...", afirma el profesor. "Creo en lo que decía Bettelheim: que el cuento popular disuelve los complejos y los traumas en el momento justo en que hay que hacerlo", comenta Rodríguez Almodóvar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de noviembre de 1999