Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Kutxa aprueba un plan cuatrienal para aumentar su negocio un 50% sin contar con la fusión de las cajas

La Kutxa ha elaborado un plan cuatrienal que pretende aumentar en un 50% su volumen de negocio hasta situarlo en tres billones de pesetas en el año 2003. Esta apuesta estratégica ha sido bautizada como Programa Indartu (Fortalecer) y está diseñada con independencia de si prospera o no la fusión de las tres cajas de ahorros vascas.El presidente de la Kutxa, Fernando Spagnolo, anunció ayer en la asamblea general de la entidad de ahorro la decisión de incrementar la actividad de la caja mediante un refuerzo de su expansión exterior y una redistribución de los mecanismos de atención a los clientes. Así, se reducirá ostensiblemente el personal que opera en la ventanilla para engrosar los servicios de atención personalizada, que generan más valor añadido. "Es un proyecto ambicioso que iniciamos sin contemplar la fusión de las cajas", explicó Spagnolo, "aunque los objetivos de crecimiento si se produce la fusión serían similares".

A este respecto, se mostró pesimista porque no observa el consenso político necesario para cristalizar la unión, que a su juicio atraviesa un momento "complicado y difícil". "El tema está bastante parado", agregó Spagnolo, quien reclamó la unidad de los responsables del sector público para avanzar hacia la fusión de la Caja Vital, la BBK y la Kutxa en una entidad financiera única.

El crecimiento del volumen de negocio de la Kutxa se sustentará también en la rentabilidad que aportará la política de expansión de la caja. A finales de este año se habrán abierto 12 sucursales en la Comunidad de Madrid y en 2000 se sumarán otras 24 oficinas. Dado que la cuota de mercado que la Kutxa posee en Guipúzcoa -el 55,37%- ha tocado casi techo, esta entidad se ha decidido a confiar su progresión a los rendimientos que producen las sucursales de Madrid, que ahora representan el 10% del total.

La Kutxa presentaba en septiembre pasado unos beneficios antes de impuestos de 20.987 millones de pesetas (126,1 millones de euros), un 8,4% más que en el ejercicio anterior. El cierre del año se prevé con unos beneficios de 25.000 millones de pesetas, y el balance del grupo consolidado Kutxa (la entidad financiera más las empresas participadas) se rematará con unas ganancias de 30.000 millones de pesetas.

Los recursos de clientes administrados ascienden a 1,238 billones (7.442 millones de euros), con un crecimiento interanual del 10,6%. En cambio, la inversión crediticia -641.858 millones de pesetas (3.857 millones de euros- ha aumentado "espectacularmente" un 26,4%.

En lo referente a la cartera de participaciones en empresas de la caja guipuzcoana, tiene un valor contable, a 30 de septiembre de este año, de 75.991 millones de pesetas (465,7 millones de euros). Spagnolo destacó el desembolso de unos 20.000 millones de pesetas (120,2 millones de euros) destinados a mantener un 1,7% en Repsol tras la ampliación de su capital social con motivo de la absorción de la empresa argentina YPF por aquélla. En total, tiene unas plusvalías latentes de 150.000 millones de pesetas (901,5 millones de euros).

Con estos datos, Spagnolo afirmó que la Kutxa se consolida como "la entidad más solvente del Estado, la cuarta de Europa y la vigesimocuarta a nivel mundial".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 1999