Los peneuvistas consideran "mafiosas" las amenazas contra sus cargos públicos

La ejecutiva de Guipúzcoa del PNV volvió ayer a hacer un llamamiento público a los responsables políticos de EH, la formación que, a su juicio, ampara a los autores de los "comportamientos mafiosos" que se vienen registrando desde hace tres años en la comarca de Tolosa -el más grave, la quema del caserío de la abogada y ex concejal del PNV Pilar Zubiarrain en Altzo- y que ayer se reprodujeron al aparecer pintadas amenazantes contra algunos cargos públicos apoyados por el PNV en localidades de esta comarca. "No vamos a admitir de ninguna manera el doble juego de la mano tendida y del cóctel mólotov", afirman los dirigentes guipuzcoanos del PNV. "Necesitamos compromisos serios, y no meras referencias a la falta de justificación".El tono imperativo y la advertencia implícita que contiene la nota de la ejecutiva guipuzcoana constituye la respuesta a las nuevas amenazas registradas en la madrugada del viernes. Pintadas con el lema Hurregua nor? (el próximo, ¿quién?) aparecieron en las fachadas de los domicilios de dos cargos públicos independientes, apoyados por el PNV, en las localidades de Gaztelu y Belauntza, situadas en el corazón de Guipúzcoa, así como en la pared de la vivienda del abogado que comparte en Tolosa el despacho con Pilar Zubiarrain.

Más información

Reunión privada

Las ejecutivas provinciales del PNV y HB mantuvieron, precisamente el pasado martes, una reunión destinada en principio a estudiar las posibilidades de colaboración de HB en la futura gobernabilidad de la Diputación foral de Guipúzcoa. El problema de las "actitudes mafiosas" de la comarca de Tolosa se puso sobre la mesa y se abordó en este encuentro sin que los dirigentes del PNV obtuvieran como resultado un freno de estos comportamientos.

Más bien al contrario. Además de las pintadas aparecidas en la madrugada de ayer, los alcaldes de HB de Belauntza y de Leaburu y el concejal de esta formación en el Ayuntamiento de Gaztelu -tres localidades de la comarca de Tolosa- se concentraron junto a un centenar de personas ante el palacio de la Diputación de Guipúzcoa para denunciar la "práctica sistemática de exclusión y marginación" que la institución foral ejerce sobre estos pequeños municipios y las "graves carencias" que éstos tienen en sus servicios básicos.

Los miembros de la ejecutiva del PNV de Guipúzcoa (GBB) quisieron salir al paso de estos movimientos y, junto a la denuncia de las amenazas mafiosas y nuevos intentos de intimidación, advirtieron que harán "cuanto esté en su mano para que no vuelvan a repetirse".

[Por otra parte, el preso de ETA Félix Bengoa Unzurrunzaga, 46 años, fue puesto en libertad ayer tras cumplir 19 años de condena por varios delitos, entre los que se incluyen cuatro asesinatos, según fuentes penitenciarias].

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de octubre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50