Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Palacio de Deportes se abrió pese a la advertencia de que el edificio se movía

El Palacio de los Deportes de Málaga se abrió el 4 de septiembre pese a que dos días antes un informe advirtió de que la rotura de placas de hormigón y de una de las barras de la cubierta se debía a los "movimientos de la estructura del edificio". El documento de Cemosa, la empresa encargada de controlar la obra, puso en entredicho la versión del Ayuntamiento y de los técnicos municipales que ayer aseguraron que el pabellón se inauguró porque las grietas no afectaban a la estructura.

El informe -hecho público por el PSOE en la Comisión Informativa de Deportes- también puso en tela de juicio la afirmación del concejal del área, Javier Berlanga, de que "nadie advirtió" de que las fisuras representaran un peligro. Para la oposición, el documento de Cemosa confirma que la apertura fue una "temeridad y una inconsciencia". Berlanga y los técnicos municipales coincidieron en que hasta el 21 de septiembre no se conoció el peligro que representaban las grietas para la estructura del edificio. "En cuanto se tuvo conocimiento se ordenó el cierre, pero cuando se abrió no existía peligro", aseguró.

Sin embargo, el informe de Cemosa del 2 de septiembre revela que hubo una reunión en la misma obra en la que participaron la adjudicataria (Ferrovial), las subcontratas y los técnicos municipales responsables de la dirección facultativa para tratar la "incidencia" provocada por los "movimientos de la estructura del edificio". El edil intentó quitar hierro al asunto: "¿Quién dice que eso era preocupante? Los técnicos han dicho que no era preocupante?".

Antes de esa fecha, Cemosa ya había hecho otras advertencias a la dirección facultativa. El 5 de agosto le informó de "desplazamientos en el forjado" y roturas de placas de hormigón por "movimientos" en las zonas este y sur y 19 días después le avisó que las grietas seguían aumentando. El portavoz socialista, Francisco Oliva, incluso apuntó que ya abierto el pabellón, entre los dos partidos que llegaron a celebrarse antes del cierre, se colocaron placas de acero para tapar las grietas. "Estaban parcheando, viendo como se desmoronaba", dijo.

IU empleó otros argumentos, pero la misma contundencia contra el equipo de gobierno, al que acusó de usar a los técnicos municipales como "escudos humanos para evadir sus responsabilidades" y de haber abierto el palacio pese a que carecía de un plan de evacuación. PSOE e IU coincidieron en reprochar al PP la falta de documentos en el expediente y la obstrucción a su labor de control.

Aunque entre las posibles causas de las grietas se baraja el peso del relleno echado para elevar la cota y evitar así futuras inundaciones, los técnicos restaron importancia al sobrepeso que supuso esta modificación. "Si con tres metros [de cota] no había ningún problema, en cinco tampoco tenía por qué haberlos", explicaron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de octubre de 1999

Más información

  • Los técnicos dicen que las grietas no afectaban a la estructura